Plan Estratégico Ascún 2016-2025

IV – Estrategias de gestión

En el funcionamiento de los ejes estratégicos y los programas se deben tener en cuenta las siguientes estrategias:

    a)Cada eje, programa y proyecto debe clarificar su aporte a la Misión y Visión de la Ascún.

De acuerdo con lo establecido en la Misión/Visión, la tarea de la Ascún se centra en los siguientes objetivos, los cuales se realizarán en la medida en que los ejes de acción y los programas los tengan como referencia permanente, para lo cual es necesario establecer indicadores que señalen su cumplimiento y efectividad:

  1. Promover los principios de calidad académica, autonomía universitaria, búsqueda y difusión del conocimiento y responsabilidad social.

  2. Integrar a la comunidad académica a nivel nacional e internacional mediante mecanismos de interrelación y asociatividad.

  3. Generar procesos de interlocución con el Estado y la sociedad, cuyo énfasis se debe traducir en el apoyo desde la universidad a la formación de políticas públicas.

  4. Propiciar la presencia activa de la universidad colombiana en función de las necesidades del país y sus regiones en el marco de la convivencia, la diversidad y la paz sostenible.

  5. Contribuir al fortalecimiento de la Educación Superior a través del trabajo mancomunado con las IES asociadas y la construcción de políticas públicas del sector.

  6. Cada eje estratégico debe definir de manera explícita la manera como trabajará con los otros ejes y las sinergias resultantes.

    La contribución en la construcción de la política pública de la Educación Superior es sin lugar a dudas el indicador más importante de efectividad y éxito de la Asociación. Es claro que para lograrlo el concepto de asociatividad es de trascendental importancia por aquello de que “la unión hace la fuerza”, el cual a su vez funciona dentro del concepto de “asociados construimos país” mediante contratos y proyectos específicos que fortalecen la presencia de la universidad en el escenario de los programas de desarrollo nacional y regional. Una y otra actividad, a su vez, solo podrán realizarse si la Asociación trabaja en forma eficiente, principalmente a través del refuerzo de los programas de formación de dirigentes universitarios, del programa de comunicaciones y del programa de información, acciones que deben recibir un apoyo prioritario en las estrategias de inversión que se pongan en funcionamiento. De ahí la interacción y sinergia de todos los ejes y programas que conforman el Plan estratégico.

    La contribución en la construcción de la política pública de la Educación Superior es sin lugar a dudas el indicador más importante de efectividad y éxito de la Asociación. Es claro que para lograrlo el concepto de asociatividad es de trascendental importancia por aquello de que “la unión hace la fuerza”, el cual a su vez funciona dentro del concepto de “asociados construimos país” mediante contratos y proyectos específicos que fortalecen la presencia de la universidad en el escenario de los programas de desarrollo nacional y regional. Una y otra actividad, a su vez, solo podrán realizarse si la Asociación trabaja en forma eficiente, principalmente a través del refuerzo de los programas de formación de dirigentes universitarios, del programa de comunicaciones y del programa de información, acciones que deben recibir un apoyo prioritario en las estrategias de inversión que se pongan en funcionamiento. De ahí la interacción y sinergia de todos los ejes y programas que conforman el Plan estratégico.

    Los programas estratégicos se diseñarán e implementarán en el marco de una organización matricial.

    Utilizando los mecanismos de promoción y aseguramiento de la calidad, cada uno de los ejes y de los programas debe diseñarse y operacionalizarse mediante la respuesta a dos preguntas fundamentales: ¿qué necesita como aporte de los demás? y ¿qué aporte puede dar para asegurar y fortalecer las actividades de los otros ejes y programas? Esta mentalidad de ‘oferta y demanda’, que se plasma en forma matricial, conforma un mecanismo práctico de interrelación y deriva los énfasis y prioridades de cada uno de ellos. Un visión inicial muestra la necesidad de fortalecer los programas de comunicación e información como asuntos que demuestran una sinergia prioritaria para asegurar el funcionamiento de los demás procesos y actividades.

    Los agentes estratégicos se configurarán como equipos de trabajo que atenderán la totalidad del cumplimiento de los objetivos del plan desde su posicionamiento específico organizacional

    Más que como un organigrama a partir de una propuesta estricta y excluyente con características de departamentos estancos y burocratizados, se pretende la configuración de equipos de trabajo que asuman la totalidad de los procesos desde su propia especificidad, sin descuidar por ello los resultados propios de su responsabilidad y ubicación dentro de la organización. Esta visión moderna de gestión asegura que con recursos escasos se puedan lograr resultados significativos, que a su vez promueven el crecimiento y sostenibilidad de la Asociación. Para lograrlo se requerirán procesos de capacitación del recurso humano y sistemas de supervisión y evaluación debidamente diseñados e implementados.

    La gestión del Plan estratégico tendrá en cuenta los intereses y expectativas de los diferentes agentes sociales (Gobierno, sociedad civil, sectores productivos y culturales, agencias internacionales, etc.) para ayudar en la orientación de las instituciones afiliadas y lograr resultados que satisfagan dichas expectativas.

    Esto implica tener en cuenta en el diseño de gestión de la Ascún a los posibles “clientes sociales” de la Educación Superior y ayudar a que las instituciones de Educación Superior desarrollen la sensibilidad y flexibilidad adecuadas para responder a los cambios y exigencias de los contextos, sociales, gubernamentales, culturales, económicos y productivos.


Top