Plan Estratégico Ascún 2016-2025

III – Propuesta para la transformación de la universidad – Ascún: visualización de factores

La transformación de la sociedad como pauta que rige y da justificación a los esfuerzos de trasformación institucional se puede sintetizar en objetivos muy amplios relacionados con el país en sus aspectos sociales (cohesión social, justicia social, equidad, participación ciudadana, paz sostenible), en sus aspectos económicos (incremento de la productividad, la empleabilidad y la competitividad) y en sus componentes culturales (defensa y enriquecimiento de la nacionalidad, diferenciación y desarrollo de las regiones de acuerdo con sus vocaciones específicas, superación de las brechas socioeconómicas e incorporación territorial).

Como la función de la universidad es eminentemente formativa, teniendo en cuenta ese amplio escenario de transformación nacional se considera pertinente señalar los aspectos relacionados con el desarrollo de competencias tanto a nivel personal como grupal, que permitan que los ciudadanos en sus ejercicios profesionales puedan ejercer actividades pertinentes para el logro de dichos objetivos societales. Es decir, se pretende que los profesionales formados en las IES puedan ejercer tareas relevantes para el logro del desarrollo humano sostenible, la incorporación del país a la sociedad del conocimiento y la previsión y manejo del riesgo.

Los retos para el desarrollo humano sostenible implican la formación para el manejo de la complejidad, la apertura de las instituciones de Educación Superior para que den cabida y oportunidades a la creciente masa poblacional que exige el acceso a la educación como un derecho, la formación de los sujetos en lo que se ha denominado el deuteroaprendizaje, es decir, en el aprender a aprender, y la orientación de la ciencia, la tecnología y la innovación hacia la conservación del medioambiente, el uso racional de los recursos naturales y la conservación de la naturaleza como patrimonio común de la humanidad.

Los retos para la formación profesional dinámica y cambiante han sido expresados por los documentos de la OCDE que orientan el desarrollo y transformación de la Educación Superior hacia el logro del incremento de los índices de productividad y competitividad de los países y hacia el incremento de las posibilidades de empleabilidad de las personas. En los planteamientos que se realizan sobre la cuarta Revolución Industrial, esto retos se complejizan en razón de la obsolescencia de los procedimientos tecnológicos y la aparición de nuevas modalidades, que conforman un reto permanente para la definición de las competencias en función de las nuevas realidades humanas, científicas, económicas y culturales.

Dado el incremento de los riesgos geográficos, económicos, laborales, ambientales y sociales que afectan a la humanidad, la formación en los niveles superiores de la educación implica la construcción de una mentalidad en los ciudadanos y profesionales que permita preverlos, conocerlos y manejarlos, para lo cual es preciso que en el ingreso a la sociedad del conocimiento los sujetos ejerciten permanentemente las competencias y modalidades del conocimiento científico, sean capaces de acumular y difundir los conocimientos derivados de su propia experiencia y ejerciten las competencias del trabajo en equipo y la participación democrática no solo a nivel individual y colectivo, sino además en el marco de la globalidad, dentro del concepto que se ha denominado gobernanza global.
En este contexto, se considera que la transformación institucional de la universidad colombiana implica un trabajo diseñado, implementado y evaluado sobre las variables que se señalan a continuación.

Transformación de la universidad: descripción de las variables

El proceso de transformación universitaria no es solamente hacer más de lo mismo en mejor forma (planes de mejoramiento), sino asumir responsabilidades diferentes de acuerdo con los cambios de los contextos sociales, económicos y culturales (nuevas dinámicas de la Educación Superior).

I – Gobernabilidad. Se ampliará el marco de la gobernabilidad mediante la inclusión y aceptación de la participación en la toma de decisiones universitarias de los sectores beneficiarios y los aportantes al servicio educativo que presten los organismos universitarios (no es únicamente un problema de membrecía, sino de construcción de canales de consulta permanente).

  • Ejercicio de la autonomía universitaria. La autonomía se ejerce o se pierde. La autonomía como función de la misión y visión del Proyecto Educativo Institucional. La autonomía circunscrita en el marco del Estado y su regulación y la formulación de políticas públicas para el bien común. Tendencias y divergencias para el nombramiento de las autoridades universitarias. Autonomía como un factor de transparencia y gestión responsable. La autonomía como crecimiento y diferenciación de los sujetos académicos: profesores y estudiantes (sujetos autónomos). La autonomía en la definición, supervisión e implementación de los reglamentos universitarios: reglamento profesoral, reglamento estudiantil.

  • Defensa de la libertad académica. Libertad de cátedra. Libertad de investigación. Libertad en las decisiones curriculares. Libertad de evaluación académica. Otorgamiento de títulos y certificados.

  • Incremento de la representatividad de la comunidad académica y social (stakeholders). Grados de representatividad: representantes de los interesados en los órganos directivos de las universidades, directivos, profesores, estudiantes, padres de familia, empleadores, proveedores y usuarios del sector universitario; gobiernos, entidades, asociaciones, empresas, organizaciones de la sociedad civil, etcétera.

  • Fortalecimiento de la gestión y logro de certificaciones organizacionales de manejo y buen gobierno. Reconocimiento social institucionalizado. Fortalecimiento de la competitividad organizacional. Eficiencia y efectividad en el uso, mantenimiento e incremento de los recursos. Rendición de cuentas a la sociedad. Sistemas de control y autoevaluación, autorregulación.

II – Calidad académica. En el escenario de la calidad se tendrán en cuenta tanto los factores internos que propicien la eficiencia y efectividad de los procesos universitarios, como el servicio efectivo que presten las instituciones universitarias a los agentes sociales de acuerdo con sus propios contextos.

  • Adecuación curricular. “Aprender a aprender”: actualización permanente de contenidos y metodologías, ritmos de aprendizaje, autoevaluación, fijación de estándares para sistemas objetivos de evaluación académica, distribución y utilización del tiempo y recursos académicos; selección, formación y actualización del profesorado; uso y modernización de laboratorios, infraestructuras y servicios.

  • Uso y manejo de las TIC. Conectividad y virtualidad como apoyo a los procesos de aprendizaje e investigación. Ampliación y actualización de las fuentes de información. Interacción permanente y simultánea entre miembros de la comunidad académica y entre las instituciones (construcción de redes). Utilización de mecanismos para compartir los saberes y ampliar el ámbito disciplinario, interdisciplinario y transdisciplinario. Creación y enriquecimiento de fuentes de datos. Utilización de información como mecanismo de evaluación permanente y autoevaluación.

  • Investigación pertinente. Formación del espíritu científico como competencia profesional para la toma de decisiones. Existencia de un plan de desarrollo de la investigación que tenga en cuenta los parámetros científicos de las profesiones y sus aplicaciones para el estudio, análisis y desarrollo de proyectos investigativos en el marco de las necesidades de las regiones y las localidades. Construcción de mecanismos de información y difusión de los resultados de las investigaciones como apoyo para el diseño e implementación de políticas públicas. Fortalecimiento de las redes de información y procesos de interacción en los procesos investigativos de suerte que predomine el trabajo en equipo.

  • Bienestar universitario, como creación de una cultura de desarrollo personal integral, formación ética y estética, trabajo en equipo, utilización del tiempo libre, competitividad, deporte, cuidado de la salud y aprovechamiento de oportunidades de mejoramiento económico y social.

III – Pertinencia. En la operacionalización del criterio de pertinencia se tendrán en cuenta, cada vez más, la capacidad que tengan los organismos universitarios para leer, interpretar, responder y adecuarse a las exigencias de la dinámica de los contextos sociales, económicos y culturales.

  • Apertura para afianzamiento de la equidad. No es solamente abrir oportunidades para todos los ciudadanos, sino lograr que ellos aprovechen al máximo las oportunidades que se creen.

  • Visión prospectiva para desarrollo de programas de formación universitaria. No se trata solo de formar para el ejercicio profesional del momento actual, sino de dar una formación que permita a los graduados su permanente actualización y perfeccionamiento de acuerdo con los cambios y exigencias de la evolución del mundo laboral en un mundo dinámico y cambiante en razón de los progresos y avances tecnológicos y científicos.

  • Análisis del contexto mediante procedimientos científicos. Ingresar a la sociedad del conocimiento significa aplicar permanentemente el método científico en la toma de decisiones propias del ejercicio de las profesiones universitarias. Es un “aprender a aprender” permanente y continuo que requiere una actitud y un comportamiento que motiven hacia el cambio y la adaptación de acuerdo a las circunstancias, y que añaden valor científico al ejercicio mismo de las profesiones.

  • Adaptación de acuerdo con las necesidades propias de los contextos locales y regionales. La universidad está llamada a colaborar en forma decidida en la construcción de las comunidades regionales y locales en un contexto de evolución societal que conduce cada vez más a la valoración y priorización de los valores culturales, étnicos, ancestrales, territoriales y autóctonos de cara a un proceso de globalización.

IV – Regionalización. Para la definición de las vocaciones regionales y la implementación de los programas tendientes al desarrollo de las potencialidades, la superación de los problemas y el incremento de la capacidad de gestión de las regiones, es preciso que en los contextos regionales se establezcan pautas de asociatividad entre las instituciones educativas —especialmente en la Educación Superior— y con las demás instituciones, organizaciones y agrupaciones de la sociedad civil.

  • Interacción institucional. No solo restringida a las instituciones de Educación Superior, a la de las de la Educación Superior con el resto de las instituciones educativas, sino fortalecida además con las demás instituciones, grupos y asociaciones que configuran el vasto espacio de la gestión pública y de la denominada sociedad civil.

  • Asociatividad programática nacida de la reflexión y análisis de las condiciones, limitaciones y potencialidades de los contextos regionales, en un proceso que debe dar lugar a la precisión sobre las posibles vocaciones regionales, locales y territoriales. (Es decir: construcción de una visión regional compartida).

  • Proyectos conjuntos, elaborados como acciones o conjuntos de actividades que permitan establecer objetivos precisos en el amplio espectro propio del servicio y desempeño de las instituciones sociales y conlleven la posibilidad de establecer metas y desarrollar actividades conjuntas para el logro de los objetivos establecidos.

  • Participación en planes regionales, mediante definición clara y precisa de los recursos disponibles y de los que es preciso conjugar y obtener, en función de los proyectos y demás actividades. Implica establecer sistemas de control, evaluación y autoevaluación que permitan una adaptación estratégica y permanente en función de los resultados y que sirvan además para fortalecer los procesos de aprendizaje organizacional, como factor fundamental para la sostenibilidad y consolidación de las regiones.

  • Servicios a poblaciones vulnerables, como característica histórica de la situación del país y que tiene que ver con la posibilidad de integrar a los grupos poblacionales que por características de los conflictos sociales y políticos no han tenido acceso a los beneficios de la sociedad y la economía, manteniendo un profundo respeto por sus características políticas, étnicas y culturales.

V – Internacionalización. Dos hechos convocan el esfuerzo por la internacionalización por parte de las organizaciones de la Educación Superior. El primero, relacionado con la universalización del conocimiento y el segundo con la creciente interacción de las naciones en lo que se ha denominado la globalización de la economía. Lo importante es que sea un proceso adoptado por cada una de las instituciones de Educación Superior, en lo que se ha denominado internacionalización en casa.

  • Movilidad académica. Ha sido la forma tradicional de concebir los procesos de internacionalización mediante el incremento de las posibilidades de intercambio y acceso para los estudiantes y profesores.

  • Internacionalización del currículo. Implica un esfuerzo permanente por actualizar los contenidos curriculares y las metodologías de enseñanza/aprendizaje, en forma tal que respondan a estándares y modelos de desarrollo comúnmente aceptados.

  • Doble titulación, resultante de los convenios y acuerdos académicos que se realizan y logran poner en funcionamiento entre los organismos universitarios de las regiones.

  • Reconocimiento de títulos y grados, por medio de lo que se ha denominado la creación de espacios comunes de la Educación Superior, resultado de acuerdos entre las autoridades educativas, académicas y universitarias de los países.

  • Representatividad y asociatividad internacional mediante la participación en las múltiples instancias de asociaciones y redes que funcionan en el mundo.

  • Planes de mejoramiento, como conjunto de medidas que ponen en ejecución las actividades y procesos de mejoramiento para asegurar los procesos de calidad.

  • Planes de desarrollo, como contexto o marco de referencia para dar continuidad a los procesos de autorregulación y definir las metas de trabajo necesarias para el logro de la visión institucional.

  • Sostenibilidad financiera, como prerrequisito indispensable para asegurar la presencia permanente y el futuro de las organizaciones en función de los usuarios y las instituciones, empresas y negocios que se benefician de sus servicios.

  • Acreditación, como proceso de verificación, reconocimiento y referencia social de los procesos de mejoramiento y del logro de los estándares de eficiencia, eficacia y efectividad propios de la prestación de los servicios de formación en las profesiones universitarias, otorgado en forma oficial por las instancias oficiales pertinentes.

IV – Aportes conceptuales al Plan estratégico de la Ascún: 2016-2020

I – El contexto del Plan estratégico

La universidad se encuentra en un profundo proceso de transformación motivado en primera instancia por la necesidad de dar respuesta a los cambios demográficos que propenden por la apertura y el acceso a grandes grupos poblacionales; en segunda instancia, por la dinámica de los avances tecnológicos que afectan la totalidad de los procesos sociales, económicos y culturales; y en tercer lugar, por el papel protagónico del avance del conocimiento como factor decisivo del progreso y la equidad en beneficio de todos los sectores de la sociedad. Este proceso de cambio institucional tiene en cuenta, además, que la universidad opera como un bien público social, que como institución del saber y agencia de formación profesional, humana e integral es capaz de producir y generar otros bienes públicos sociales para el progreso y competitividad de los países, el bienestar de las colectividades, el desarrollo sostenible y la transformación de la sociedad.

El proceso de transformación abarca la totalidad del ser y el quehacer académico, investigativo, administrativo y de servicio propios de la función social de la universidad. Teniendo como marco de acción la propuesta por la calidad es imperativo revisar, entre muchos factores, los siguientes: 1) la validez, actualidad, pertinencia y reconocimiento de los programas de formación académica en los niveles de grado y posgrado tanto a nivel nacional como internacional; 2) las metodologías de enseñanza con orientación al aprendizaje, mediante el uso de las tecnologías de la información y el conocimiento (TIC) y la utilización de diseños curriculares por competencias; 3) los mecanismos de apertura, selección, retención y certificación de los estudiantes; 4) los factores de bienestar y formación integral; 5) los procesos de reclutamiento, permanencia perfeccionamiento de los docentes; 6) la orientación de las tareas de indagación e investigación en el marco del avance de la ciencia, la tecnología y la innovación; 7) la conformación de espacios de diálogo e interacción con los diferentes agentes de la sociedad (gobiernos, sociedad civil, sectores productivos, agencias internacionales, agrupaciones y asociaciones de diverso orden); 8) la provisión de servicios actualizados de acceso a la información, investigación y experimentación según las exigencias del desarrollo tecnológico y la competitividad; 9) la orientación hacia el servicio a las comunidades locales y regionales que conforman el contexto de acción e influencia; 10) la construcción y mejoramiento de infraestructuras que favorezcan las instancias culturales, artísticas y deportivas de los beneficiarios del servicio de la Educación Superior; 11) en síntesis, todos ellos como elementos que dan sustento a la certificación y acreditación de las instituciones y los programas.

Actualmente la tarea de la Ascún propicia la transformación de la Universidad teniendo en cuenta los factores arriba señalados y el marco de las políticas elaboradas por el Gobierno nacional en el Plan Nacional de Desarrollo y en el Plan Decenal de Educación Terciaria. Como elementos esenciales de política gubernamental se pretende que la universidad considerada como uno de los agentes de la Educación Terciaria oriente las tareas en las disciplinas del conocimiento y la formación en profesiones liberales en el ámbito del incremento de la productividad, la competitividad y la empleabilidad, y que opere como un factor de promoción de la equidad para superar los factores de exclusión social.

II – La misión y visión de la Ascún

Dado que se cumplió el período del Plan de Desarrollo Institucional 2012-2015, es necesario elaborar un nuevo Plan estratégico que, con base en las consideraciones anteriormente expuestas sea la guía para las actividades a desarrollar entre 2016 y 2020. Al efecto y con la activa participación del Consejo Nacional de Rectores y el Consejo Directivo, durante el año 2015 se hizo una revisión de la misión/visión institucionales, que quedó plasmada de la siguiente forma:

    Misión

    La Asociación Colombiana de Universidades (Ascún) promueve los principios de la calidad académica, la autonomía universitaria, la búsqueda y difusión del conocimiento y la responsabilidad social. Integra a la comunidad académica a nivel nacional e internacional mediante mecanismos de interrelación y asociatividad y genera procesos de interlocución con el Estado y la sociedad.

    Visión

    En el año 2025 la Ascún será reconocida por propiciar la presencia activa de la universidad colombiana en función de las necesidades del país y sus regiones en el marco de la convivencia, la diversidad y la paz sostenible; por contribuir al fortalecimiento de la Educación Superior a través del trabajo mancomunado con las IES asociadas y la construcción de políticas públicas del sector.

III – Componentes del Plan estratégico: ejes y programas

Para el cumplimiento de los objetivos señalados en la misión/visión se señalaron los siguientes ejes estratégicos y programas a ser ejecutados en un período inicial de cinco años:

Primer eje: Interlocución e incidencia en la política pública

    Objetivo: Propiciar la presencia de la Ascún como representante de la universidad en los escenarios público y social mediante los siguientes programas:

  1. Interlocución con entes estatales: programa orientado a la participación y apoyo en la generación de políticas públicas de la Educación Superior por parte del Estado y de las agencias internacionales.

  2. Interlocución con entes internacionales e intergubernamentales. Programa orientado a estudiar, conocer y analizar los documentos emanados por entidades como la Unesco, la OCDE, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID) y otras agencias internacionales, cuyas políticas ejercen influencia en las orientaciones de las políticas públicas de Educación Superior y en los procesos de transformación interna de las universidades y otras instituciones.

  3. Interlocución con entes privados y de la sociedad civil. Programa especialmente orientado a discutir y analizar la participación de las entidades de los sectores productivos y las regiones, con el objeto de detectar las necesidades de formación profesional y apoyar la participación de los sectores privados en la solución de problemas inmediatos o en la realización de planes de mejoramiento.

  4. Representaciones institucionales. Programa de apoyo a los rectores y representantes de las universidades para colaborar en la toma de decisiones de las agencias del Estado, de la sociedad civil o de los sectores productivos, gremiales y empresariales que solicitan la participación de representantes de la academia, especialmente de los rectores, en los procesos de toma de decisión y análisis de perspectivas.

Procesos: para el cumplimiento del objetivo de interlocución, la Ascún desarrolla los siguientes procesos operacionales:

— Estudio del tema a tratar o dialogar mediante la recopilación y análisis de los documentos pertinentes, teniendo en cuenta las características, intereses, propósitos y orientaciones de los agentes con los cuales se realiza la interlocución.

— Producción de documentos de orientación como resultado del análisis realizado.

— Publicación y distribución de los documentos de análisis según sea la conveniencia y necesidad.

— Recopilación de información para evaluar la aceptación y receptividad de las posiciones propuestas por la Ascún y la academia.

— Realización de los procesos de interlocución según los mecanismos utilizados: comunicaciones, foros, congresos, seminarios, mesas de trabajo, talleres, publicaciones y presentaciones en los medios de comunicación.

— Levantamiento de actas cuando se considere pertinente.

— Presentación de los resultados de la interlocución por parte de los responsables en el nivel directivo y en los órganos ejecutivos de la Asociación.

— Discusión de los resultados y evaluación del impacto del proceso de interlocución, según temas, en el nivel directivo de la Asociación: CNR y Consejo Directivo.

Agentes de los procesos de interlocución:

— Consejo Directivo.

— Director Ejecutivo.

— Rectores nombrados que actúan como representantes en juntas directivas y otras instancias.

— Comités, grupos de trabajo y grupos ad hoc, conformados de acuerdo con directivas rectorales.

Segundo eje: Asociatividad y mejoramiento de la Educación Superior

    Objetivos: fortalecer a la Ascún como espacio de convergencia y ambiente catalizador de actividades conjuntas en el ámbito de la calidad y la pertinencia, como mecanismo para la transformación de la universidad, mediante los siguientes programas:

Programa de Regionalización “Asociados construimos país”

Tiene como fundamento el apoyo que desde la universidad se puede prestar al país, sus regiones y localidades mediante la incorporación de las IES a los programas, proyectos y actividades que se diseñan e implementan en función de la solución de problemas específicos y en la promoción de tareas de transformación social y mejoramiento de las condiciones de vida. Dado que dichos programas se diseñan y ejecutan con recursos públicos y apoyo de las instituciones del Estado, de la sociedad civil y los sectores productivos, la participación de la universidad se materializa a través de contratos y proyectos que permiten el aporte de la academia y el conocimiento mediante la gestión de los miembros de las comunidades universitarias (estudiantes, profesores, directivos) en tareas concretas y verificables, supervisadas de acuerdo con la reglamentación que rige para la contratación con el Estado.

    Procesos:

    La Ascún, en la medida en que presenta, coordina e implementa dichos contratos en conjunto con las universidades e instituciones de Educación Superior: a) propicia el cumplimiento de los objetivos misionales de las instituciones participantes, b) establece mecanismos de interacción y asociatividad entre estas que permiten el intercambio de experiencias y el diálogo de saberes, c) promueve la construcción de conocimiento para dar solución a los problemas de la sociedad, d) amplía los espacios de formación profesional y de investigación pertinente, y e) incrementa su capacidad de asesoría y prestación de servicios para así poder participar en los convenios y convocatorias propiciadas por el Estado.

Programa “Retos de formación de dirigentes universitarios”

Tiene como objetivo la formación de cuadros y la capacitación de los directivos universitarios y académicos para realizar las tareas de transformación de la universidad y la Educación Superior en el marco de la acreditación de la calidad y el logro de la excelencia, que permita la acreditación y certificación institucional y de programas, en asuntos relacionados con: a) diseño curricular; b) gestión administrativa y financiera; c) internacionalización; d) gestión del conocimiento en el marco del desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación; e) utilización de las TIC; f) formación integral y bienestar universitario; y g) diseño, desarrollo y promoción de programas académicos y de proyectos institucionales.

    Instrumentos y procesos:

    En el programa “Retos” se opera a través de: a) acciones académicas como cursos, talleres, seminarios y foros, con el apoyo de sistemas virtuales y presenciales; y, b) mediante procesos de consultoría y asesoría a partir de la solicitud de las instituciones participantes

Programa “Redes”

Tiene como objetivo propiciar las diferentes modalidades y formas de asociación entre las instituciones afiliadas a la Ascún y de estas con otras entidades, grupos y asociaciones que en alguna forma tengan relevancia para el desarrollo de la Educación Superior y la consolidación de la universidad colombiana. En el proceso de promoción de la asociatividad de las instituciones y de sus agentes operativos la Ascún puede desempeñar diversos papeles y ejercer distintas funciones, que van desde la creación de espacios de diálogo y convergencia, hasta el diseño de procesos y construcción de estructuras de gestión que desarrollen tareas, proyectos y programas concretos en relación con los temas que motivan los procesos asociativos.

Procesos y modalidades:

  1. Asociatividad espontánea. Dado que algunos procesos asociativos surgen como respuestas a necesidades concretas y se realizan de acuerdo con las características de los agentes participantes y en los contextos de oportunidad y riesgo que permiten su desarrollo y crecimiento, la Ascún puede operar solo como factor de aglutinación y testigo de dichos procesos y actividades (ejemplos: el grupo de los 10, el grupo de los 8, el grupo regional cafetero, etcétera).

  2. Asociatividad inducida. En otras oportunidades la Ascún opera como promotor, cuando de acuerdo con las orientaciones rectorales se considera la necesidad de fortalecer alianzas en función de temas concretos o situaciones específicas. En este caso los procesos de asociatividad tienden a constituir redes que operan en relación con temas específicos (bienestar, internacionalización, deporte universitario, etc.) o que se construyen alrededor del desempeño de cargos y funciones (redes de vicerrectores, secretarios generales, asesores jurídicos, etc.) o de características institucionales (grupos regionales, instituciones con programas de doctorado, etc.) El programa “Redes”, en cuanto propicia la formación de cuadros dirigentes universitarios, se considera un proyecto específico que promueve la asociatividad como resultado de su gestión.

  3. Autonomía asociativa. En el complejo mundo de la Educación Superior se dan múltiples instancias de asociatividad que no dependen de la gestión de la Ascún, pero en las cuales puede desempeñar un papel de consolidación y fortalecimiento, tal como ocurre con las asociaciones de facultades y la organización de grupos solidarios de estudiantes y profesores, o en los procesos orientados a la realización de alianzas estratégicas. En este último caso la presencia limitada de la Ascún se realiza y fortalece con los proyectos y contratos efectuados en el ámbito del programa “Asociados construimos país”, como ya se anotó.

En el momento actual el manejo de un posible plenum universitario, como expresión de asociatividad de todas las instancias y agentes de la Educación Superior, debería tener en cuenta todas las modalidades anteriores y presentarse al país como una fuerza de transformación y cambio a partir del desarrollo del saber y el conocimiento en beneficio de los procesos de competitividad y productividad como mecanismo indispensable para asegurar la equidad y fortalecer la construcción de una paz sostenible. Este es el marco de referencia en el cual la Ascún debe orientar su actividad misional de asociatividad.

Programa de “Internacionalización”

Este programa tiene como objetivo facilitar la dimensión internacional de la universidad mediante las siguientes acciones o procesos:

  1. 1.º. Acentuar la presencia de la dimensión internacional en la gestión académica de la universidad mediante: a) propiciar la movilidad de estudiantes y docentes; b) establecer redes de oficinas internacionales; c) fomentar la internacionalización del diseño curricular; d) lograr el reconocimiento de grados y certificaciones; e) propiciar programas conjuntos entre instituciones nacionales e internacionales a nivel regional y continental; f) favorecer la doble titulación; g) promover proyectos de investigación; h) trabajar hacia la acreditación internacional; i) fomentar asociaciones estratégicas para proyectos conjuntos de diferente índole.

  2. 2.º. Favorecer la presencia conjunta de la universidad colombiana en los contextos internacionales mediante: a) interlocución y representación en organismos internacionales e intergubernamentales; b) construcción de espacios comunes del conocimiento; c) pertenencia a asociaciones, grupos y clústeres internacionales; d) participación en eventos internacionales.

Tercer eje: Desarrollo organizacional

    Objetivo: Lograr una mayor eficiencia y productividad en las áreas administrativa, financiera y de servicios, mediante un programa inicial de adecuación organizacional de cinco años de duración, en el cual se hará énfasis en el fortalecimiento de las siguientes funciones y departamentos:

  1. Programa de Comunicación, con actividades externas en el área de organización de eventos, página web, publicaciones y contactos con los medios de comunicación, orientadas a la difusión de las actividades de la universidad y al logro y mantenimiento del prestigio universitario; y con actividades internas de comunicación entre las asociadas y entre los departamentos de la Asociación mediante boletines, organización de reuniones y favorecimiento del clima institucional.

  2. Programa de Gestión de Calidad, con actividades orientadas al mejoramiento continuo y al logro de la certificación de los procesos de la Asociación.

  3. Programa de Construcción del Sistema de Información, que implica un diseño detallado para definir el ámbito de procesamiento de los temas y asuntos que precisan información, al mismo tiempo que definir las necesidades en cuanto a instrumentos, plataformas, programas y mecanismos para el procesamiento de la información que se recabe de las asociadas y para el seguimiento, control y evaluación sistemática de los procesos internos de la Asociación. Implica además la organización del centro de documentación y la definición de los procesos de entrega y difusión de la información que se produzca a nivel interno y externo de la entidad.
    Entre los asuntos que deben formar parte del proceso del diseño del sistema de información se cuentan los siguientes: a) sistematización de los procesos contables y planeación financiera; b) sistematización del manejo de nómina de personal; c) sistematización de la información recabada para definir los perfiles académicos de las asociadas; d) sistematización de los procesos de administración y evaluación de los contratos y proyectos de “Asociados construimos país”; e) sistematización de manejo y supervisión de las redes; f) sistematización para el manejo y administración del programa “Retos”, incluyendo plataformas para educación virtual en la página web; g) sistematización para la recopilación de la documentación bibliográfica y de informes técnicos; h) sistematización para la producción de estadísticas y respaldo de evidencias en los procesos de interlocución con los diferentes actores; i) sistematización para la tecnificación de los procesos del centro de documentación.

  4. Programa de Sostenibilidad Financiera. Actualización, modernización y perfeccionamiento de los sistemas de planeación y control presupuestal, con énfasis en procesos de auditoría y análisis financiero, que permitan el uso más adecuado de recursos y su incremento en búsqueda de la sostenibilidad de la Asociación.


Top