Introducción

Período 2003-2010

Este período se caracterizó por lograr construir una nueva cultura universitaria, esta vez más acorde con el desarrollo científico que se precisa. Se promovió la evaluación permanente de las actividades investigativas acudiendo a pares externos y fortaleciéndolas por medio de grupos de investigación, esfuerzo que desde el punto de vista de una academia como la que existe hoy día en el país ha permitido formar nuevos investigadores. Asimismo, se asimiló el compromiso de trabajar por proyectos, con el convencimiento de que persiguiendo metas definidas, con compromisos claros, los esfuerzos intelectuales serán más productivos.

Se intensifica, aún más, el espacio académico y de reflexión para el diálogo permanente de la Educación Superior con los múltiples sectores que componen la sociedad, a fin de avanzar en la búsqueda de sólidos consensos hacia la construcción de un sistema de educación abierto y flexible que pueda generar procesos de vínculo con la sociedad local, regional, nacional e internacional, que impulse el desarrollo de la ciencia y la tecnología, que reconozca su diversificación y que se ocupe de los cuatro ejes de políticas, relacionadas con la calidad, el acceso, la permanencia y la pertinencia de la educación

La Ascún presentó al Gobierno nacional, a los congresistas, a los representantes del sector productivo y a los demás integrantes de los diversos sectores de la sociedad colombiana, su “Agenda de políticas y estrategias para la Educación Superior colombiana 2002-2006: ‘De la exclusión a la equidad”.

En esta agenda se señalan trece temas, identificados como críticos en la Educación Superior colombiana y sobre los cuales es imperativo actuar, a saber:

  1. Incoherencia entre políticas, propósitos y metas nacionales con la Educación Superior.
  2. Baja cobertura e inequidad en el acceso y la permanencia en la Educación Superior.
  3. Deficiente cultura de la autorregulación, que no ha logrado penetrar a todas las instituciones de Educación Superior.
  4. Indefinición de tipologías en las instituciones que ofrecen Educación Superior.
  5. Bajo reconocimiento social y baja cobertura y calidad de la Educación Técnica y Tecnológica.
  6. Deficiente formación en competencias básicas superiores.
  7. Baja calidad académica de los profesores y baja remuneración a la actividad académica de los docentes.
  8. Baja producción científica y tecnológica en las instituciones colombianas de Educación Superior y débil articulación con el sector productivo.
  9. Inadecuada financiación de la Educación Superior.
  10. Baja e inapropiada utilización de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en procesos académicos y administrativos en las instituciones de Educación Superior.
  11. Problemas de gobernabilidad y gestión como limitantes del desarrollo institucional.
  12. Escasa internacionalización y ausencia de sentido propio de lo internacional.
  13. Débil articulación de la Educación Superior con la Educación Básica y Media, con el sector productivo y con los problemas locales y regionales.

Para la construcción de este nuevo sistema, los rectores de las universidades miembros de la Ascún asumieron trabajar prioritariamente en cuatro programas, inscritos en cuatro ejes de políticas:

  1. Políticas relacionadas con calidad, acceso y permanencia.
  2. Políticas referidas a ciencia y tecnología.
  3. Políticas con respecto a la pertinencia y responsabilidad social.
  4. Políticas sobre financiación, gestión y gobierno.

Uno de los grandes retos es poder incorporar todos los temas de modernidad que sean fundamentales para que los programas de cobertura, calidad y equidad puedan llegar a cada uno de los ciudadanos en Colombia. Se plantea que el divorcio existente entre la educación a distancia y la educación virtual o con alguna modalidad de virtualidad y presencialidad, es origen de la baja calidad; esto hace que definitivamente se genere una barrera en la que no se pueda ver más allá de unos espacios y límites que se trazan tácitamente. ¿Por qué sucede eso en Colombia? Surge una hipótesis: puede ser por la manera como se asume el proceso de enseñanza-aprendizaje en el que el profesor realiza la acción de enseñar hasta el último detalle de su cátedra. Hay que mirar nuevas opciones.
Otro de los aspectos importantes a destacar en este período es el de los tratado de libre comercio (TLC). La propuesta de Estados Unidos es dejar sin restricciones el comercio de servicios en Educación Superior, Educación para Adultos y otros. Su interés se da en las modalidades 1, 2, y 3; es decir, comercio transfronterizo, consumo en el extranjero y presencia comercial:

  • Modo 1. Comercio transfronterizo. Se trata de aquel que traspasa las fronteras sin desplazamiento físico del consumidor o del proveedor. Hace referencia en particular a las modalidades a distancia o virtuales. El reto en esta modalidad de prestación del servicio, más que impedirlo, es tratar de buscar a través de los reconocimientos de títulos y equivalencias una vía para que prevalezcan las ofertas de calidad.
  • Modo 2. Consumo en el extranjero. Es una de las formas más expandidas del comercio de servicios educativos y se da cuando estudiantes de un país se desplazan a otro para cursar estudios. Es la que mayor beneficio le ha traído a los países desarrollados desde el punto de vista comercial. Esta modalidad es, quizás, la que mayores ingresos le ha reportado a los Estados Unidos, y pedir reciprocidad en términos de flujo de personas es por ahora una utopía. Los acuerdos que se puedan hacer deben buscar el beneficio para nuestros ciudadanos que por razones de costos y trabas migratorias tienen enormes dificultades para adelantar sus estudios en otros países.
  • Modo 3. Presencia comercial. Esta modalidad se da cuando una universidad extranjera establece filiales en nuestro país, hace acuerdos comerciales con nacionales u otorga franquicias para actuar en su nombre. Hasta ahora no hay nada legal que evite esta eventualidad de prestación del servicio siempre y cuando se cumpla con la legislación colombiana; ello implica que deben constituirse como personas jurídicas para ejercer en calidad de instituciones de Educación Superior, y someterse a los procesos de registro calificado de sus ofertas como cualquier institución de Educación Superior colombiana.
  • Hay asuntos que no se deben negociar:

    1. La naturaleza sin ánimo de lucro de las instituciones que se dedican a la Educación Superior.
    2. La Educación Superior pública subsidiada por el Estado.

    Rafael Puyol, de la Universidad Complutense de Madrid, señala: “Hay que convertir la información en sabiduría, un saber particular y aislado solo se vincula a nuestro progreso cuando se une al resto del saber”. La sociedad global requiere de la educación su papel integrador en la sociedad universalista. En Colombia la educación tiene la responsabilidad de proyectar su misión a las poblaciones más necesitadas y desintegradas socialmente, como la preocupante situación de los desplazados. Bajo esa concepción se estructuró la agenda de políticas y estrategias para la Educación Superior colombiana 2002-2006 “De la exclusión a la equidad”, en la cual se explicitó la siguiente visión del sector

    • Un sistema abierto y flexible orientado hacia un mayor acceso y permanencia a sectores de población de bajos ingresos; que imparta una formación de calidad y permita la movilidad de los diferentes agentes educativos, que facilite a quienes egresan una adecuada inserción en el mundo productivo por su capacidad crítica, creativa y emprendedora, con aptitud para solucionar problemas y afrontar ambientes de trabajo cambiantes, como personas íntegras y con conciencia ciudadana, vinculadas a la sociedad y a su problemática.
    • Un sistema que contribuya al desarrollo científico y tecnológico de la sociedad colombiana, de manera que el país y sus regiones puedan insertarse y competir en el mundo globalizado.
    • Un sistema que tenga la capacidad de establecer procesos de interacción e integración con la sociedad, tanto regional como nacional e internacionalmente, y contribuya a la identificación y comprensión de los problemas y sus alternativas de solución.
    • Un sistema que estimule y valore la diversificación de programas e instituciones; que precise la tipología institucional de manera clara según su vocación; que tenga viabilidad financiera, capacidad de gobernabilidad y de gestión moderna; con órganos de coordinación y dirección coherentes para el desarrollo de una política pública a largo plazo de equidad con transparencia.
    • Para la construcción de este nuevo sistema se propusieron cuatro ejes de políticas:

    • Políticas relacionadas con calidad, acceso y permanencia.
    • Políticas referidas a ciencia y tecnología.
    • Políticas con respecto a pertinencia y responsabilidad social.
    • Políticas sobre financiación, gestión y gobierno.

    Esta nueva dinámica social de la Educación Superior lleva a los miembros de la Ascún a proponer la política en Educación Superior 2010-201433 y a ser presentada ante los organismos correspondientes. La construcción de estas políticas tuvo en cuenta:

    1. Criterios para la propuesta de políticas: para en la formulación de las políticas se analizaron algunos aspecuntos como la importancia de la actitud anticipadora para el planteamiento de normas, procesos, procedimientos y actividades que conlleven al aporte de la eEducación al contexto en general;, esto permite generar una relación uUniversidad-sSociedad que conllevan conduzca a establecer unas propuestas sinérgicas y así establecer unas políticas con responsables diferenciados.
    2. Propuesta de la política: se proponen como políticas las siguientes:
    3. a. Fortalecimiento del Viceministerio de educación, que trabajará en torno a temáticas importantes para el desarrollo de la Educación Superior, como las ciencias, tecnología e innovación, vigilancia al fomento, reglamentos especiales, acreditación para la competitividad y relaciones entre la Educación Superior y la Media.

      b. Respeto a la diferenciación y diversificación: se tiene en cuenta la base conceptual de la Educación Superior como derecho fundamental y bien público, y la base institucional, donde la diferenciación se analiza desde las competencias y el soporte legal para revisar que las normas permitan y tengan en cuenta las diferencias y no estandarizar.

      c. Fortalecimiento a la financiación: a través de la ampliación de los recursos estatales, a través de sistemas crediticios y recursos familiares y regionales e incentivos fiscales, para ciencia, tecnología e innovación, así como fondos concursables, consecución de nuevas fuentes y aportes sostenidos.

      d. Transformación de la docencia universitaria: las instituciones deberán establecer la carrera docente, que tendrá en cuenta los altos grados académicos o la oportunidad de adquirirlos, la viabilidad de un fondo bicentenario, remuneración e ingreso, entre otros.

      e. Fortalecimiento a la internacionalización: las instituciones tendrán en cuenta los estándares de internacionalización, como la agenda de relaciones exteriores; para ello es necesario la suficiencia idiomática, la cooperación internacional mediante la cooperación o creación de redes; la movilidad de docentes, investigadores y estudiantes, al igual que la recepción de visitantes académicos. Esto permitirá el mejoramiento continuo y la convalidación de títulos.

    Top