Etapas y Realizaciones en la Formulación de las Políticas de Educación Superior

III – Ascún. Planes estratégicos (2003-2010)

Lo característico de esta tercera etapa, que tiene como punto de partida la puesta en funcionamiento del Viceministerio de Educación en sustitución de las labores técnicas que desarrollaba el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (Icfes), al cual se le entregaron las funciones de evaluación de todo el sistema educativo, es la actitud y voluntad por parte del Gobierno nacional, a través del MEN, de asumir la dirección y responsabilidad del funcionamiento de la Educación Superior. Se pasa de una tarea de inspección y vigilancia tal como había sido prevista constitucionalmente, a una de injerencia y manejo de los procesos académicos mediante reglamentaciones y mecanismos de supervisión para asegurar la calidad y dar apertura a oportunidades de acceso en el ámbito de los derechos ciudadanos.

Por su parte, las universidades asumieron el reto de transformación a través del énfasis en el logro de la equidad, con apertura y calidad. La Ascún expresa esta voluntad al redactar y poner en marcha los dos planes estratégicos que cubren el período 2002-2010, con los cuales se pretende un nueva direccionalidad para que al derribarse las barreras excluyentes que impiden el ingreso de los candidatos a la formación profesional se establezcan pautas de apertura y aceptación que aseguren el acceso de las crecientes cohortes de bachilleres a los beneficios de la formación profesional.
Con el objeto de lograr compatibilidad entre las políticas del Gobierno nacional y las políticas institucionales se crearon mecanismos de diálogo entre el MEN y la Ascún a fin de analizar en profundidad temas relacionados con política pública y sistema, calidad, ciencia y tecnología, internacionalización y financiación, cuyos resultados forman parte del contenido de este capítulo.

    la posición que llevó América Latina había sido debatida fuertemente durante la Conferencia Regional de Educación Superior que se realizó en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias el año pasado. Justamente, se buscaba llegar a París con un documento debatido y consensuado para hacer frente a las poderosas universidades europeas y asiáticas y donde se dejara en claro la oposición frente a la Organización Mundial de Comercio, que había declarado a la Educación Superior como un ‘bien transable’

Tanto por la creciente influencia del Gobierno nacional en el quehacer cotidiano de las universidades, como por los postulados de la nueva conferencia internacional de la Unesco y por la posición de la OMC, la Ascún adelantó dos estudios, uno sobre la viabilidad de construcción del Sistema de Educación Superior y el papel que la Asociación podría desempeñar en este asunto, y el segundo sobre el tema de la responsabilidad social universitaria, que en cierta forma venía a sustituir la función tradicional de la extensión universitaria, pero que, reflexionado en su dimensión más profunda implica el involucramiento de la universidad en el contexto social, económico y cultural de los países, tema que a su vez aparece como prioritario en el comunicado de la conferencia de la Unesco en el 2009.
Ante las nuevas dinámicas que se desprenden de una visión compleja de la responsabilidad social universitaria se crean nuevas dinámicas de transformación del mundo académico que fueron asumidas por la Ascún en el planteamiento de un plan estratégico para los años 2010-2014, como tarea prioritaria en el desarrollo y perfeccionamiento de la universidad. Este asunto constituye el aparte final de los documentos del presente capítulo.

A – La formulación de políticas ‘De la exclusión a la equidad’, Ascún 2002- 2006 (primer plan)

Con posterioridad a la CMES 1998, la Ascún, con el apoyo de la universidad colombiana, asumió la tarea de elaborar propuestas de políticas conducentes a transformar Educación Superior, y muy especialmente de la universidad misma, que quedaron plasmadas en los documentos “De la exclusión a la equidad”, con dos versiones, diferentes pero complementarias: la primera correspondiente al año 200273 y la segunda al 2006, cada una con vigencia de cuatro años.
Es significativo señalar que la universidad colombiana, al asumir esta tarea, siguió las pautas y aprovechó las experiencias de la universidad en otros países, como Francia, Reino Unido, España, Estados Unidos, México y Chile, que realizaron y produjeron documentos de enorme trascendencia para la transformación de sus universidades y de sus instituciones de Educación Superior, fijando agendas muy concretas sobre los temas señalados en la Declaración del CMES 98.

Las agendas de política y estrategias de los documentos “De la exclusión a la equidad” se estructuran a partir del análisis del contexto nacional e internacional y de los grandes asuntos que de una u otra forma inciden en el desarrollo de la Educación Superior y que corresponden a diferentes factores sociales, culturales, financieros y políticos, lo mismo que a variables propias del sistema de ciencia y tecnología, íntimamente relacionadas con el sistema productivo.
En este marco se identificaron a nivel nacional los principales asuntos considerados fundamentales desde una perspectiva estratégica. En la agenda 2002-2006 se identificaron dos grandes asuntos o ‘temas críticos’, sobre los que se reconoce la necesidad de actuar: en primer lugar, la incoherencia de las políticas de orden nacional y la consecuente desarticulación entre los componentes del Sistema de Educación Superior, relacionados con cobertura, permanencia, indefinición de tipologías, financiamiento; y, en segundo lugar, problemas internos en las instituciones del Sistema de Educación Superior, tales como gobernabilidad, calidad académica, profesores, uso de tecnologías y producción académica.

Para la agenda 2006-2010 se analizaron los temas críticos desde los ejes de las políticas planteadas para el cuatrienio anterior y se agregó la internacionalización como un asunto estratégico.
El análisis realizado para la redacción de ambos documentos muestra un panorama de debilidades frente a cada uno de esos temas críticos, a saber:

  • En lo relacionado con calidad, cobertura y pertinencia: articulación débil entre componentes del sistema; baja cobertura y permanencia; baja calidad académica de profesores; baja e inapropiada utilización de nuevas tecnologías.
  • En lo relacionado con ciencia tecnología e innovación: baja producción científica y desarticulación con el sector productivo.
  • En lo relacionado con financiamiento, gestión y gobernabilidad: problemas internos de las IES, deficiente cultura de autorregulación, incoherencia entre las políticas, propósitos y metas nacionales de la Educación Superior; inadecuada financiación.
  • En lo relacionado con internacionalización: escasa internacionalización y ausencia de sentido.

Se manifiestan en ambos documentos algunas premisas sobre las cuales se desarrollan las agendas de propuesta, evidenciando coherencia en su orientación y sentido:

  • La necesidad de precisar un eje articulador de toda la acción política sobre la Educación Superior, expresada en el requerimiento de transformar el actual sistema en uno más incluyente.
  • El futuro de la universidad colombiana, ligado a su capacidad de contribuir a la solución de los problemas que enfrenta el país.
  • La necesidad de buscar acuerdos que integren los diversos niveles educativos y las instituciones de orden estatal y privado, que trasciendan la coyuntura de los Gobiernos, como base de las políticas públicas y de Estado (2002-2006).
  • La necesidad de consolidar políticas estables y de mediano plazo, ante la inestabilidad del sector.
  • La urgencia de plantear una visión de largo y mediano plazo que permita una idea de futuro a construir en la Educación Superior, que sirva para orientar las acciones del período.
  • La conveniencia de apoyar la consecución de la visión, orientada hacia la construcción de un sistema de Educación Superior más equitativo y competitivo al servicio del país (2006-2010).

B – De la exclusión a la equidad, 2006-2010 (segundo plan)

A partir de estos planteamientos orientadores y la convergencia de las propuestas, se plantean, para el período 2002-2006, políticas y programas de estrategias alrededor de ejes, y para 2006-2010 objetivos generales, específicos y programas de estrategias.

Desde esta perspectiva, en asuntos de política y estrategia orientados a las instituciones gubernamentales, se encuentran en las dos propuestas de la agenda Ascún los siguientes puntos de convergencia, expresados en necesidades por atender:

  1. Organizar un Sistema Nacional de Educación Superior que integre y articule conceptual y funcionalmente todas las instancias que lo conforman, que defina los alcances de los niveles de Educación Superior, Profesional, Técnica, Tecnológica, los ciclos y la tipología institucional.

  2. Desarrollar políticas que den estabilidad al sistema y permitan construir una visión de largo plazo, articulada a las necesidades de desarrollo del país, en un marco de competitividad.

  3. Definir las áreas estratégicas para el desarrollo del país con las cuales deba comprometerse el quehacer de la Educación Superior con visión de largo plazo y propósitos nacionales para dar solución a los problemas de la sociedad colombiana, en cumplimiento de su responsabilidad social.

  4. Generar sinergias y acuerdos de orden conceptual que hagan viable un proceso de transformación gradual que permita la articulación de la Educación Superior con las necesidades del desarrollo regional, como fuente de estudio y solución a los problemas del país. En esta línea, propiciar los trabajos de orden conceptual, con participación de diversos actores, sobre la conveniencia de la ley marco para la Educación Superior que atienda las características del sistema deseable y posible.

  5. Consolidar un verdadero sistema de calidad que atienda la diversidad de las instituciones e integre los procesos de fomento, promoción y evaluación; que impulse y fortalezca la capacidad de autorregulación, con fundamento en el ejercicio responsable de la autonomía. En esta línea, revisar y fortalecer el esquema de pares, generar mecanismos de apoyo mediante fondos concursables para planes de mejoramiento, e impulsar alianzas estratégicas para el desarrollo de programas y proyectos.

  6. Atender las metas de cobertura, sin detrimento de la calidad, reconociendo el papel del Estado en la formulación de estrategias viables para la inserción de poblaciones menos favorecidas a la Educación Superior, en condiciones de igualdad y con los apoyos requeridos tanto económicos como de orientación personal y académica, que garanticen su permanencia en el sistema y una posterior inserción laboral que corresponda al esfuerzo de inclusión.

  7. Generar marcos regulatorios de la actividad internacional, de tal manera que favorezca el fortalecimiento de las instituciones nacionales, sus programas y proyectos formativos y de investigación. De igual manera, facilitar, mediante la orientación de recursos, la movilidad académica nacional e internacional, especialmente de las instituciones en regiones de menor desarrollo.

  8. Dar fuerza al sistema de ciencia y tecnología como factor estratégico para el desarrollo del país mediante un marco legal y fuentes de financiación que permitan la continuidad de sus programas de apoyo a la formación doctoral, y la financiación de proyectos que atiendan las necesidades estratégicas de desarrollo del país.

  9. Revisión del esquema de manejo financiero de la Educación Superior para el sector público y para los mecanismos de fomento al sector privado; desarrollar estudios de costos que orienten a las instituciones en el manejo de recursos.

  10. Cualificación gradual de los docentes e investigadores vinculados a las instituciones de Educación Superior, mediante un programa nacional que atienda tanto la formación de alto nivel como los procesos de cualificación y actualización de docentes en nuevas formas de trabajo pedagógico que den cuenta de las nuevas exigencias, en un contexto global y de incorporación de las tecnologías como medio de fortalecimiento del aprendizaje y componente importante de los procesos de internacionalización.

  11. Mejorar los sistemas de información nacional y articular las fuentes sobre oferta y demanda con los informes del observatorio laboral, con la identificación de recurso docente e investigador de alta formación, y confrontar esta información con las necesidades del desarrollo y las potencialidades del país en recursos naturales, para dar orientaciones sobre las decisiones de formación de alto nivel.

Los documentos de políticas “De la exclusión a la equidad” prestaron un servicio importante en dos áreas: sirvieron como materia de diálogo para la Ascún en su relación con el Estado y las diferentes instancias y organismos del Gobierno nacional y de la sociedad en general, y apoyaron la definición de las políticas internas de las instituciones de Educación Superior, con especial énfasis en las universidades asociadas.

C – Mesas de trabajo Ascún/MEN (2003-2009)

Resumen estratégico de los resultados en las mesas temáticas, entregados al CESU bajo la coordinación de la Ascún77 (mesa de Política Pública y Sistema; mesa de Calidad, mesa de Ciencia y Tecnología, mesa de Internacionalización, mesa de Financiación)

En la etapa posterior a la Conferencia Mundial, de común acuerdo con el Ministerio de Educación, se conformaron mesas de trabajo (2003) para discusión y análisis de los temas y para visualizar el impacto de las sugerencias y orientaciones del CESU en la promulgación de las políticas públicas derivadas de las orientaciones de la Unesco. A continuación se incluye la síntesis del trabajo de las mesas temáticas.

Propósito: compartir una visión y comprensión común de carácter estratégico que permita ejercer un mayor liderazgo rectoral en el CESU y que refleje una visión universitaria sobre la propuesta de una nueva política pública para la Educación Superior en los próximos veinte años.

Conceptos básicos y coherencia en su desarrollo

La Educación Superior desempeña un papel decisivo para el desarrollo humano, la transformación de la sociedad y el incremento de la competitividad del país.
En su triple dimensión de derecho, servicio y bien público, implica:

  1. Que el Estado nacional y regional concurra de manera significativa aportando bienes, servicios y presupuesto a las IES estatales y privadas sin ánimo de lucro y según su naturaleza, identidad y complejidad; al conjunto del sistema y subconjuntos de IES nacionales y regionales, y a las personas necesitadas y con mérito en un escenario de equidad.

  2. Que se respete la diversidad misional institucional, pero disminuyendo la heterogeneidad del nivel de calidad con que prestan el servicio las IES, y tener como centro al estudiante.

  3. Que se promueva la autonomía universitaria y la autorregulación para desarrollar el sistema e incorporar modelos asociativos de trabajo frente a problemáticas sociales comunes. El ejercicio de la autonomía implicará el desarrollo de comunidades académicas y científicas sólidas, que tengan un alto compromiso por la calidad con equidad, sean transparentes en su actuar y rindan cuentas ante múltiples públicos.

Los aportes del Estado para favorecer el bien público de la Educación Superior representan una inversión social de altos retornos sociales, con claro valor agregado, y se constituyen en una contribución para las posibilidades de desarrollo regional y nacional en economías que valoran el conocimiento como fuente de competitividad, desempeñándose en contextos internacionales y con egresados con alta capacidad de aprendizaje y adaptabilidad.

Las principales contribuciones que la Educación Superior entrega a la sociedad para su transformación son: nuevos conocimientos; formación ética y desarrollo de la ciudadanía; apropiación social del conocimiento; democratización del conocimiento, capitales intangibles que incrementan el capital humano como recurso público en lo social, lo ético, lo solidario y lo relacional.

Características de la nueva política pública

Propósitos generales que se deben cumplir:

  • Logro de calidad.
  • Tender hacia la equidad y pertinencia.
  • Fortalecer el capital humano para el crecimiento y desarrollo social, económico y cultural del país.
  • Reconocer la Educación Superior como elemento fundamental para la competitividad del país.
  • Transformación del modelo de financiamiento y creación de nuevas fuentes de recursos.

La Ascún defenderá y favorecerá una política pública de Educación Superior que garantice (propósitos particulares):

  • Un sistema de Educación Superior que propicie la equidad.
  • Redimensión de los fines, objetivos y metas de la Educación Superior en función de los propósitos y las políticas nacionales.
  • Fortalecer las instituciones en sus distintos perfiles.
  • Reconocimiento y fortalecimiento de las regiones.
  • Favorecer esquemas de asociatividad para el logro de una mayor sinergia interna del sistema y su relación con el contexto nacional e internacional.
  • Articular los componentes del sistema de Educación Superior con los procesos de CTeI y fortalecerlos como factor estratégico.
  • Un sistema que dé cuenta de su calidad y de los mecanismos de aseguramiento, orientados al mejoramiento continuo y el fortalecimiento de las instituciones.
  • Fortalecer el modelo mixto (público/privado) del sistema: nuevo modelo de financiamiento de la Educación Superior.
  • Sostenibilidad financiera.
  • Adecuar el marco jurídico y garantizar la nueva política.

Resultados del trabajo de las mesas. Elementos innovadores en las propuestas

En la mesa de Política Pública y Sistema

Se hizo énfasis en el funcionamiento descentralizado del sistema, con funciones precisas según los agentes que lo conforman y claridad en cuanto a los objetivos.
Se señaló que de una definición clara de política pública para la Educación Superior se derivarán como consecuencia de la prestación de un servicio de calidad que fomente la formación amplia e integral de los ciudadanos, la capacitación para el ejercicio de las profesiones con competitividad y la ubicación del país en un escenario de competitividad acorde con la globalización de la economía.

Lo fundamental del sistema es que tenga objetivos claros y diferenciados según los autores o agentes que lo componen, y que se fortalezcan los mecanismos de gobernabilidad y autorregulación para asegurar el correcto funcionamiento de estos y el cumplimiento de los objetivos en forma sinérgica e interrelacionada.
Por estas razones se señalan los siguientes objetivos de política pública:

  • Construir un sistema de Educación Superior internacionalizado y con instituciones de clase mundial.
  • Consolidar el modelo público-privado y dar sobre esta base un salto adelante.
  • Promover un modelo descentralizado y arraigado en las regiones.
  • Diseñar un sistema de Educación Superior diferenciado y complementario.
  • Lograr la adecuada articulación entre la Educación Superior y la Educación Básica y Media.
  • Asegurar a gobernabilidad del Sistema de Educación Superior.
En la mesa de Calidad

Se hizo énfasis en el aseguramiento de la calidad como función desde el Gobierno pero orientada a lograr la autorregulación de las instituciones; la necesidad de perfeccionar las políticas y los mecanismos de aseguramiento de la calidad del servicio de la Educación Superior, frente a los retos del crecimiento del sector, la internacionalización, el incremento de la inclusión social y los desarrollos regionales, entendida la Educación Superior como un derecho y un bien público y en la que se tengan en cuenta los siguientes aspectos:.

  • Diseñar y fortalecer políticas de calidad.
  • Rediseñar el sistema de aseguramiento.
  • Formulación de una política de formación docente.
  • Diseñar estrategias de articulación.
En la mesa de Ciencia y Tecnología

Se hizo énfasis en la función de la educación para el desarrollo del talento y potencial científico del país y en la regionalización de la investigación orientada a conocer, evaluar, ponderar y dar solución a problemas de las regiones, de acuerdo con los diferentes contextos y en consonancia con las políticas y avances de los programas de fomento de la ciencia y la tecnología. Se abordó el tema con una visión integral que tuvo en cuenta las siguientes dimensiones y problemas:

  • Investigación y desarrollo.
  • Diferenciación institucional.
  • Formación del recurso humano para la investigación.
  • Formación investigativa para incrementar la competitividad.
  • Priorizar entidades de clase mundial.
  • Redes intra- e interregionales.
  • Función del MEN.
  • Espacios de integración.
  • Regalías.
  • Coordinación institucional.
  • Importancia del sector educativo.
  • Incremento de maestrías y doctorados.
  • Atracción y diáspora de talentos.
  • Regionalización.
  • Redes interdisciplinarias.
  • Financiación.
En la mesa de Internacionalización

Se hizo énfasis en el fortalecimiento del sistema de Educación Superior mediante políticas y mecanismos apropiados para asegurar la interacción de las instituciones y los procesos con pares internacionales, lograr reconocimientos institucionales, crear mecanismos de reconocimiento de estudios, favorecer la movilidad académica y las alianzas estratégicas con instituciones internacionales, y ampliar las posibilidades de acción de los beneficiarios y usuarios del sistema de Educación Superior en los contextos regional y global. Se formularon recomendaciones sobre los siguientes asuntos:

  • Construcción participativa y articulada de la política.
  • Definición clara de internacionalización.
  • Libre comercio.
  • Regionalización.
  • Estrategias de internacionalización.
  • Aspectos académicos.
  • Oferta de servicios.
  • Certificación y recertificación.
  • Dominio de segundo idioma.
  • Financiación.
En la mesa de Financiación

Se hizo énfasis en la diversificación de fuentes de recursos y en la formulación de políticas para lograr el desarrollo sostenible de la Educación Superior en el contexto de procesos de complejización y alta competitividad.
Se trabajó en forma amplia y teniendo en cuenta las siguientes consideraciones generales para la formulación de la política pública:

  • Modelo de financiación.
  • Efectos y consecuencias.
  • Principios y compromisos.
  • Función estatal
  • Regionalización.
  • Coordinación y consensos institucionales.
  • Bien público.
  • Diferenciación.
  • Financiación de la oferta y la demanda.
  • Autonomía y transparencia institucional.
  • Saneamiento de la cartera institucional.

Se hicieron recomendaciones de política pública para la financiación de la Educación Superior en los siguientes aspectos:

  1. Documento Conpes.
  2. Diseño y construcción del Sistema de Educación Superior.
  3. Papel y funciones del Estado.
  4. Sostenibilidad financiera.
  5. Incremento de costos.
  6. Aportes de los entes territoriales.
  7. Recursos de compensación.
  8. Asociatividad.
  9. Infraestructura física.
  10. Fodesep.
  11. Desarrollo docente.
  12. Tecnologías de la información y las comunicaciones.
  13. Claridad en requisitos y exigencias de acreditación.
  14. Crédito educativo.
  15. Fortalecimiento de la gestión del MEN y de los recursos para ciencia y tecnología.
  16. Ánimo de lucro, transparencia y rendición de cuentas.
  17. Bienestar universitario.
  18. Impuestos y tasas parafiscales.
  19. Donaciones y estímulos tributarios.
  20. SENA y cajas de compensación.
  21. Fondos concursables.
  22. Cooperación internacional.
  23. Revisión y flexibilización de normas concursables.
  24. Utilización eficiente de cupos disponibles.

Aspectos a trabajar con mayor fuerza

Como resultado del trabajo de las mesas se prioriza trabajar en la formulación de políticas relacionadas con:

1.º. Participación de las universidades. Asegurar la participación activa y permanente de la Universidad en la formulación, implementación y evaluación de las políticas públicas de la Educación Superior.

2.º. Defender la gobernabilidad. Propiciar y defender la gobernabilidad de las universidades en los asuntos académicos y administrativos relacionados con la autonomía universitaria, en defensa del incremento y perfeccionamiento del bien público de la Educación Superior y como mecanismo de promoción de la calidad y pertinencia de los programas de formación profesional en el ámbito de la transparencia y la rendición de cuentas.

3.º. Logro de la sostenibilidad financiera. Propiciar y asegurar el modelo de sostenibilidad financiera de las instituciones con base en la presencia y aportes del Estado, orientados al fomento de la calidad, el cubrimiento de la demanda y la innovación y apertura de nuevos programas. El nuevo modelo, además de buscar la sostenibilidad financiera a largo plazo, debe evitar las asimetrías en la asignación de recursos y más bien fortalecer el crédito educativo para ampliar el acceso tanto en la universidad pública como en la privada.

4.º. Solucionar el dilema sobre gratuidad y pagos de la educación. El reto de la reforma a la educación es encontrar una vía media entre las dos visiones predominantes sobre gratuidad y pago de costos de matrículas, de tal manera que aquel que no esté en capacidad de pagar pueda ingresar, a través de mecanismos como la focalización sociodemográfica de los recursos, las becas y los créditos; el mejoramiento de la calidad en los niveles básicos del sistema educativo para competir en las pruebas de ingreso a las IES públicas y el fortalecimiento de formas de enseñanza a distancia que sean asequibles, profesionalizantes y de alta calidad.

5.º. Pertinencia regional. Fomentar la pertinencia regional de las universidades en la oferta de programas y en la orientación de la investigación, y asegurar la presencia de ellas en el diseño y ejecución de los planes, programas y actividades de desarrollo regional.

6.º. Articulación con CTeI. Fortalecer la articulación de las funciones de formación e investigación con las políticas de ciencia, tecnología e innovación y asegurar una permanente presencia de la universidad en su formulación.

7.º. Desconcentración de funciones. Propiciar la desconcentración de las funciones de inspección y vigilancia para ser ejercidas en forma permanente, articulada y eficaz, con participación coordinada del Estado y las universidades a nivel regional, en el marco de la definición de la política general de Educación Superior.

8.º. Aseguramiento de la calidad. Adecuar los sistemas de aseguramiento de la calidad para que atiendan la naturaleza propia de las instituciones de Educación Superior, en el ámbito diferenciado de su misión, visión y proyecto educativo, y de acuerdo con sus niveles de desarrollo institucional, mediante el fortalecimiento de los procesos de autoevaluación y autorregulación institucionales.

9.º. Internacionalización para la Educación Superior. Formular la política de internacionalización de la universidad como un mecanismo que fomente la calidad de las instituciones, fortalezca la presencia de estas en los ámbitos regionales, asegure la movilidad profesoral y estudiantil, y fomente la asociatividad y competitividad del sistema.

10.º. Fortalecimiento del MEN. Fortalecer el Ministerio de Educación como ente coordinador del Sistema de Educación Superior, en lo relacionado con los mecanismos de información, planeación, fomento y desarrollo de la Educación Superior con calidad y apertura, y favorecer la administración y aplicación de estos a nivel regional.

11.º. Articulación con primaria y secundaria. Favorecer la presencia de la universidad en la formación de los educadores a nivel medio y primario, y articular el Sistema de Educación Superior con los niveles precedentes de la educación.


Top