Etapas y Realizaciones en la Formulación de las Políticas de Educación Superior

II – Adecuación a los cambios previstos por la Conferencia Mundial de la Unesco (1998-2002)

Transcurrida la primera etapa en la adecuación de la universidad a los requerimientos del ingreso a un nuevo siglo, la cual estuvo marcada por un acontecimiento básico que fue la promulgación de la Ley 30 de 1992 y por una tarea derivada de dicha decisión reglamentaria, a saber, la puesta en marcha del mecanismo de acreditación, y como secuencia a seguir a partir de la Primera Asamblea de la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, convocada por la Unesco en 1998, se vio la necesidad de realizar una reflexión sobre las deficiencias y dificultades que encontraba la universidad colombiana a la hora de adecuarse a los nuevos requerimientos de investigación, docencia, gestión y proyección social que surgieron como tarea para el ingreso a la sociedad del conocimiento.

En este capítulo se encuentra una referencia de los pasos que se dieron desde la Ascún para iniciar la tarea universitaria de ponerse al día en los requerimientos que exigían las nuevas realidades del mundo. Por eso, a partir de una descripción muy somera y sintética de lo que fueron los lineamientos de la conferencia de la Unesco, en el segundo aparte del capítulo se describe más detalladamente el trabajo realizado por los rectores, las directivas de la Asociación y el Equipo Técnico para diseñar una plataforma de análisis que permitiera vislumbrar la tarea a ejecutar. Como en dicha tarea se contó además con los aportes de seis países que hicieron un análisis de sus problemas y dificultades, junto con el desarrollo de sus metas de trabajo, se consideró conveniente examinar los documentos internacionales con el objetivo de asimilar las lecciones aprendidas que tuvieran relevancia y factibilidad en el diseño del trabajo de las universidades colombianas. Esto constituyó el tercer aparte del capítulo.

De forma paralela, el Gobierno nacional, motivado por la misma necesidad, tomó la decisión de encomendar a la Universidad de los Andes una tarea de movilización social a favor de la transformación de la Educación Superior en Colombia, la cual, de acuerdo con una metodología participativa, involucraba a agentes sociales de diferentes índoles y sectores, con la que se logró visualizar una agenda de trabajo sobre dicho particular, labor en la que participó la Ascún y cuyos resultados, un tanto similares a la plataforma elaborada por la Asociación, se incluyen en el aparte cuarto de este capítulo.

Para completar este cometido, y con el objeto de recabar recursos financieros, el Departamento de Planeación Nacional solicitó al Banco Mundial que con sus técnicos y expertos hiciera un análisis que permitiera concretar los pasos a seguir en el proceso y consolidar la etapa de puesta en marcha de la transformación de la universidad, entendida especialmente en su dimensión de Educación Terciaria, tal como lo previó y definió el Banco en el informe que entregó al país al respecto, al señalar unas pautas que tendrán honda influencia en todos los pasos que se han venido dando a partir de esos momentos iniciales. El análisis de este documento conforma el aparte final del presente capítulo, y cierra lo que se ha entendido como etapa de preparación de la universidad colombiana para su ingreso a la sociedad del conocimiento.

A – El marco de referencia propuesto en la Primera Conferencia Mundial sobre la Educación Superior (París, 1998)

La Ascún, a nombre de la universidad colombiana, desempeñó, como quedó consignado, un papel protagónico desde la preparación de esta conferencia, sobre todo con el estudio y análisis del documento base, que fue preparado por la Cresalc y la Unesco para la Reunión internacional de reflexión sobre los nuevos roles de la Educación Superior a nivel mundial: el caso de América Latina y el Caribe, que se realizó en La Habana (Cuba) en 1996 (Cresalc & Unesco, 1996, 127 pp.), evento en el cual se hizo énfasis especial en los nuevos escenarios signados por los desafíos del mundo productivo en lo relacionado con ciencia y tecnología; por las formas modernas de circulación, acceso y organización del conocimiento; y, por la necesidad de favorecer la integración y la cooperación regional e internacional.

Una de las características fundamentales de la Declaración de París en 1998 (Unesco, 1999, pp. 76-84) fue la de propiciar una mirada interna sobre la manera como se desarrollaban en las instituciones de Educación Superior los procesos de formación intelectual, profesional y humana, con el objeto de fijar pautas claras sobre la calidad académica y adecuar las actividades de investigación, docencia y extensión a los nuevos requerimientos que planteaba la sociedad del conocimiento a la cual se había ingresado como resultado del desarrollo y utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, propias del adelanto científico alcanzado por la humanidad a finales del siglo XX.

Por estas razones se señaló la necesidad de construir una nueva visión de universidad, con más capacidad de responder a las demandas de poblaciones crecientes en número y mayor formación en los niveles básico y secundario; una universidad que con énfasis en la función de docencia dedicara mayores esfuerzos a explorar nuevos campos del conocimiento mediante una investigación pertinente, además de una universidad que fuera innovadora y propiciara amplia participación en su gestión por parte de todos los miembros de la comunidad académica: profesores, estudiantes, egresados, directivos y proveedores de servicios. Como mecanismos para alcanzar estos objetivos se señalaron:

  • Evaluación de la calidad.
  • Utilización de las tecnologías de la información y el conocimiento.
  • Mejoramiento de la gestión de la Educación Superior.
  • Financiación de la Educación Superior como bien público.
  • Internacionalización.

B – Definición de los retos para la transformación de la universidad colombiana

Con posterioridad a la Conferencia Mundial se profundizó en la Ascún la definición de los retos que debían afrontarse para la transformación de la universidad. En ese período la atención se centró en el diseño de una plataforma de análisis que condujera a actividades de cambio a nivel de las instituciones, teniéndose en cuenta los siguientes asuntos:

1.º. Incoherencia de políticas, propósitos y metas nacionales

Como resultado de la reflexión, y puesto que se trata de clarificar las relaciones Estado-universidad, el tema original, “Incoherencia de políticas, propósitos y metas nacionales”, se orienta más en términos de un balance entre ‘autorregulación’ y ‘desregulación’.

Hipótesis de ‘desregulación’: en la medida en que se crea y practique en cada institución de Educación Superior la cultura de la autoevaluación y autorregulación, será menos necesaria la ‘regulación externa’ proveniente del Estado y las agencias gubernamentales. El ideal es la máxima ‘desregulación’, como resultado del máximo ejercicio de la responsabilidad académica y social por parte de las instituciones.

2.º. Autorregulación y pertinencia

El tema original “Autorregulación y pertinencia” se enfoca, no solo en lo que toca con la ‘calidad interna’, sino principalmente en términos de ‘calidad externa’.
Un problema de dimensionamiento de la calidad y adecuación con la realidad: ¿cómo correlacionar las prioridades y necesidades de una nación en profunda crisis social (entre otros factores por razones de creciente exclusión), con los criterios de calidad académica exigidos por el desarrollo autónomo del país y por la globalización, la competitividad y la interconectividad?

3.º. Cobertura y equidad

El tema “Cobertura y equidad”, que parece encerrar una contradicción, se enfoca en términos de reconocimiento de sus ritmos diferenciales de logro.
El gran reto y el más importante de solucionar: lograr la ampliación de la cobertura, con índices aceptados de calidad, es a la vez que el gran reto, el gran dilema de la Educación Superior. Para lograrlo ha de tenerse en cuenta que los ritmos de los procesos conducentes al logro de cada uno de los dos objetivos son diferentes y diferenciables. El mejoramiento de la calidad, por su complejidad, es una meta a largo plazo. La ampliación de la cobertura, en cuanto es una meta cuantitativa, puede programarse a plazos más cortos. El dar prioridad a la cobertura mediante la desregulación y ampliación de las posibilidades de acceso y de oferta en estudios no tradicionales, en regiones y a sectores sociales menos favorecidos, tiene profundo impacto en la solución de los problemas de inequidad y exclusión. La adopción de un plan de desarrollo de la Educación Superior que sea pertinente para la solución de los graves problemas del país tiene que diseñarse a partir de considerar estos factores.

4.º. Financiamiento

El tema “Financiamiento” se visualiza como un problema de gestión de recursos, sin desconocer la insuficiencia de estos. No se trata solo de carencia de recursos, que siempre serán insuficientes para responder a las necesidades crecientes de atención del servicio de Educación Superior, sino también de “gestión, administración, distribución y utilización’ de los recursos existentes”; y de insuficiente capacidad de “generar nuevos recursos”.

5.º. Deficiente calidad, eficacia y productividad académica del profesorado

En el tema “Deficiente calidad, eficacia y productividad académica del profesorado” se trata de encontrar compatibilidad entre profesionalización y carrera docente.
Es preciso definir la dimensión ‘profesional’ de la carrera del profesor universitario: el mejoramiento de la calidad de los docentes implica el ejercicio de la carrera docente como una profesión con base en una disciplina (o interdisciplina) científica susceptible de evaluación y actualización permanentes. Eso solo se logra mediante cambios en la concepción y diseño de los procesos y las estructuras académicas de las IES, que favorezcan y financien el desarrollo, la capacitación y permanencia de los docentes, como factor fundamental de la competitividad de estas.

6.º. Deficiente desarrollo de competencias básicas superiores

El tema curricular “Deficiente desarrollo de competencias básicas superiores” se analiza acudiendo a las nuevas dimensiones de la formación integral.
Una nueva visión curricular de la formación propia de la Educación Superior es formar a los estudiantes en el manejo sistémico de la complejidad y la incertidumbre; en la capacidad de trabajar en equipo con las suficientes competencias de comunicación que le permitan transmitir sus conocimientos; con capacidad de comprender y aceptar puntos de vista diferentes, de tomar decisiones y actuar de acuerdo con la información recibida y procesada, y de corregir las decisiones y las acciones cuando mediante un proceso de evaluación consideren que es necesario modificar el rumbo; con conciencia de su responsabilidad y la visión de que todos sus actos tienen proyección social.

7.º. Bajo reconocimiento social y baja cobertura y calidad de la Educación Técnica y Tecnológica

Como solución al problema del “Bajo reconocimiento social y baja cobertura y calidad de la Educación Técnica y Tecnológica”, se sugiere un cambio en el ‘paradigma’ de construcción del sistema de Educación Superior.
Una consecuencia de la redefinición del sistema de Educación Superior es la reclasificación de los niveles educativos para dar cabida a la denominación de ‘terciario’ como sustitutivo de lo que actualmente se denomina ‘Educación Superior’; permitiría dar un nuevo reconocimiento a la Educación Técnica y Tecnológica, que le permitiría una ganancia en cuanto a su propia identidad y un margen de crecimiento más en consonancia con la necesidad de desarrollo y competitividad del país en una economía globalizada. Esto serviría además para abrir los canales de interacción de la Educación Técnica y Tecnológica hacia el mundo empresarial, propiciando la certificación conjunta entre entidades de uno y otro sector; y además para establecer canales de integración con la Educación Media Vocacional para la preparación de cuadros productivos con economía de costos y tiempos.

8.º. Diversificación y diferenciación de las IES y de la gestión del Sistema de Educación Superior

El tema “Diversificación y diferenciación de las IES y de la gestión del Sistema de Educación Superior se plantea como una redefinición del paradigma vertical, para sustituirlo por uno de concepción horizontal e igualitaria.
Una nueva visión y una nueva manera de organización: construir un Sistema de Educación Superior abierto, que sea pertinente y favorezca la ‘inclusión social’ y el logro de la ‘calidad con equidad’, lo cual requiere la adopción de una tipología simple y paralela, no piramidal, que permita la movilidad de los agentes educativos; que defina, circunscriba y refuerce el papel de las instituciones dentro del sistema en función de sus objetivos, su naturaleza y su proyecto educativo; que tenga claridad sobre las funciones y responsabilidades que le corresponden a cada uno de los agentes reguladores y participantes en el manejo del sistema: el Estado, las agencias de control y fomento y las instituciones mismas de Educación Superior.

9.º. Débil producción científica en las universidades

Si bien se acepta la ‘débil producción científica en las universidades’, a esta se la analiza a partir del papel que la universidad puede desempeñar en la definición de las políticas en desarrollo de ciencia y tecnología.
Uno de los problemas relacionados con la función de la universidad es el de señalar cuál es el rol que puede y debe cumplir la universidad en general y cada una de las IES según sus propias características y circunstancias, en la definición y ejecución de la política en desarrollo de ciencia y tecnología en Colombia.

10.º. Baja e inapropiada utilización de nuevas tecnologías

La queja sobre la ‘baja e inapropiada utilización de nuevas tecnologías’ se la considera como una dimensión que se debe lograr en la gestión integral del conocimiento y de las IES.
No se trata de crear nuevas instituciones, sino de apropiar las nuevas tecnologías, como factor estratégico: el uso de las nuevas tecnologías es un rasgo fundamental en la formación de profesionales y el ejercicio de las profesiones en la era de la información y el conocimiento, así que debe utilizarse en todos los procesos de formación y por todas las instituciones de Educación Superior. El estudio prospectivo sobre la Educación Superior debe tener en cuenta la potencialidad del uso de las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento (NTIC) tanto para dar solución a los problemas de cobertura y equidad con calidad, como para perfeccionar la gestión del sistema y de las instituciones. Estos aspectos requieren ser materia de estudio, análisis, reflexión y toma de decisiones por parte de las altas directivas de las instituciones universitarias.

11.º. Gobernabilidad

El problema de la “Gobernabilidad” se lo analiza en términos de la deslegitimación que ocurre como resultado de desviarse los objetivos de la Educación Superior.
Es un problema de coherencia con los fines institucionales. Los problemas de gobernabilidad giran alrededor de la legitimidad y la legitimación, por lo tanto son resultado de la incoherencia en la gestión por parte de algunos actores y varían según la naturaleza de la institución de Educación Superior. En las instituciones públicas se relaciona con los niveles de legitimidad y legitimación de quienes acceden a las instancias del poder por razones que no representan los intereses académicos; en el sector de las instituciones privadas, por los mecanismos de concentración y manejo del poder, que desvirtúan los propósitos altruistas derivados de la naturaleza jurídica de instituciones sin ánimo de lucro.

12.º. Internacionalización

El tema de la “Internacionalización” es analizado como una dimensión propia de la actividad desarrollada por la Educación Superior.
Una nueva dimensión universitaria: la internacionalización no puede considerarse como algo transitorio, sino como una característica que influye en todas las actividades y funciones de la universidad. Es una dimensión universitaria que asegura la vigencia universal de los propósitos institucionales y da sentido a las acciones, los propósitos, los proyectos y las actividades de formación e investigación.

Top