Etapas y Realizaciones en la Formulación de las Políticas de Educación Superior

G – Aporte de las mesas temáticas Ascún-MEN en la construcción de la política pública de Educación Superior-Educación Terciaria

Documento de trabajo del Grupo Técnico de la Ascún
Bogotá, diciembre de 2016

A manera de memoria síntesis del trabajo de las cinco mesas coordinadas de manera conjunta con el MEN, se presentan los temas y asuntos que orientaron la discusión y las propuestas para contribuir en la construcción de una política pública para la Educación Superior y del Sistema Nacional de Educación Terciaria.
Estas mesas se convocaron a finales del 2015 con el apoyo del Viceministerio de Educación Superior y sus equipos de trabajo, en coordinación con la Dirección Ejecutiva de la Asociación Colombiana de Universidades. Para su funcionamiento durante el año 2016 el Consejo Directivo designó rectores coordinadores, quienes con el apoyo del Equipo Técnico de la Ascún definieron agendas y concertaron temáticas y metodologías.

  1. Fomento a la excelencia en el Sistema de Educación Superior.

  2. Regionalización de la Educación Superior.

  3. Eficiencia del Sistema de Aseguramiento de la Calidad.

  4. Sostenibilidad financiera del Sistema de Educación Superior.

  5. Sistema Nacional de Educación Terciaria (Sisnacet) y Marco Nacional de Cualificaciones (MNC)

  6. Fuente: mesas Ascún-MEN 2015-2016

Las mesas Ascún-MEN, como estrategia de trabajo alrededor de temas centrales para el sector, han mostrado su bondad como mecanismo de participación de las instituciones asociadas y de otros actores en la construcción de política pública, permitiendo, además de hacer convergencia en la identificación de problemas, retos y propuestas de trabajo, promover desde una nueva política participativa un sistema de Educación Superior que dé cuenta de su papel estratégico en el desarrollo del país, en perspectiva de largo plazo.

Se presentan a continuación los temas centrales analizados en cada mesa y las propuestas que se llevaron a consideración:

1. Mesa: Fomento a la excelencia en el Sistema de Educación Superior

Se abordaron los siguientes temas, desarrollados a través de ponencias y documento preparatorios a cargo de cada responsable, tal como se menciona a continuación:

a) Modelo de Indicadores de Desempeño de la Educación (MIDE) del MEN: Ministerio de Educación Nacional.

b) Gobierno universitario: Universidad del Rosario y Universidad del Cauca.

c) Investigación: Política y modelos de financiamiento: Universidad Antonio Nariño y Universidad Militar Nueva Granada.

d) Formación Doctoral y de Maestrías para cualificación de la docencia: Pontificia Universidad Javeriana y Universidad Pedagógica Nacional.

g) Admisión, Bienestar universitario y permanencia: Universidad Nacional y Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca.

La mesa contó con los siguientes soportes documentales:

  • Presentación sobre gobierno universitario desde la perspectiva de las universidades privadas y las universidades estatales.
  • Presentación del trabajo “Investigación. Política y modelos de financiamiento”, realizado por la Universidad Antonio Nariño y Universidad Militar Nueva Granada.
  • Presentación del trabajo “Formación Doctoral y de Maestrías para cualificación de la docencia, desde la perspectiva de las universidades privadas”, realizado por la Pontificia Universidad Javeriana.
  • Presentación del estudio sobre la evaluación del Decreto 1279 de 2002, a cargo del doctor Fernando Tobón Bernal, vicerrector administrativo de la Universidad de Antioquia.
  • Conclusiones y propuestas:

    En cuanto al MIDE. Es de buen recibo la disposición del MEN para hacer modificaciones al MIDE y hacerlo de manera participativa. Se resalta que sea un modelo en construcción. No hay oposición a las mediciones ni existe rechazo a contar con indicadores que ayuden a mejorar, pero hay preocupación por el ranking. Por ello se debe analizar: ¿Cuál es su utilidad? ¿Hacer ranking o dar información a los jóvenes y las familias? Si es este el fin, ¿lo está cumpliendo? Se pone en consideración que el modelo no considera el contexto ni el componente social.
    En tal sentido, se propone:

    • Hacer visible el marco conceptual que explicite el sentido y utilidad del MIDE.
    • Para tener otros elementos de comparación, identificar otras alternativas.
    • Mantener reuniones con el equipo técnico que trabaja el modelo para discutir nuevos usos, por ejemplo, que sirva para dar orientaciones de mejoras a las instituciones.
    • En cuanto a la dimensión Docentes, se recomienda depurar la información para evitar distorsiones, y considerar que sean docentes de planta con dedicación de tiempo completo
    • Sobre el tema de internacionalización se sugiere ajustar la fundamentación conceptual para afinar los indicadores.
    • Con relación a la perspectiva de diseñar un MIDE para programas, se llama la atención sobre las complejidad que conlleva este nuevo desarrollo.
    • Precisar si las variables e indicadores discriminan suficientemente para hacer una caracterización que fije posicionamiento relativo de las instituciones.

    En cuanto al tema Gobierno Universitario. Se reconoce la importancia del tema y su incidencia sobre la calidad de las instituciones de Educación Superior. Por ello se destacó la necesidad de una buena fundamentación conceptual sobre gobierno, gobernabilidad y gobernanza; así mismo, se puso de relieve el papel que viene cumpliendo el MEN en cuanto a una mejor estructuración de la representación del Gobierno nacional en el Consejo Superior de las Universidades estatales.

    Con la finalidad de ampliar esta experiencia positiva a las privadas, se sugieren las siguientes estrategias que pueden ayudar a la cualificación para la toma de decisiones en los máximos órganos de gobierno universitario: capacitación y socialización de buenas prácticas; definición de una clara estrategia de desarrollo institucional; contar con políticas de buen gobierno; establecer un perfil de los consejeros que sea coherente con su papel en el gobierno institucional, entre otras que cada institución identifique como adecuadas.

    Se recomienda al Consejo Nacional de Acreditación una revisión del tratamiento que tiene este tema en los aspectos, las variables y los indicadores del modelo actual de acreditación para hacer más explícita la evaluación del gobierno y la gobernabilidad como factor de calidad en las instituciones de Educación Superior.
    Se considera de gran importancia para la política de buen gobierno lo que tiene que ver con la seguridad jurídica y la estabilidad en la reglamentación para la designación de rector en las universidades a fin de evitar prácticas que generan tensiones, lo cual termina afectando el clima organizacional.

    La mesa recomienda: revisar el estudio de Jorge Hernán Cárdenas por los aportes que hace sobre el aprovechamiento de las normas para potenciar el desarrollo institucional; tener en cuenta la multiplicidad de informes que deben presentar las universidades públicas para no recargar con uno más. Se sugiere tener en cuenta información que se consigna en estos informes para el modelo que propone el MEN de seguimiento a los CSU; considerar entre los factores de gobierno a las organizaciones sindicales en las universidades. Se sugiere incluir la rendición de cuentas de los CSU en el informe institucional y reforzar con la publicación de todas las actas, acuerdos, informes y demás documentos donde consten las actuaciones de los consejeros. Considera necesario definir si en el país se seguirá permitiendo el funcionamiento de instituciones que tienen “dueños” y la compra de instituciones utilizando figuras diversas.

    En relación con la Política y modelos de financiamiento de la investigación, la mesa considera importante:

    • Recomendar al Consejo Directivo apoyar el programa Colombia Científica. Se sugiere al MEN incluir aspectos de internacionalización como los programas de doctorados conjuntos e investigaciones y publicaciones conjuntas, entre otros. Se solicitó socializar la propuesta y su inclusión en la reforma. Se pidió al MEN fijar criterios muy claros para la selección de becarios y las áreas priorizadas.

    • Por su parte, las universidades pueden avanzar en los últimos avances que consoliden las experiencias para preparar una agenda que permita llegar a una propuesta de política pública de manera participativa. Se sugiere a las instituciones el reconocimiento de una carrera docente que también considere los desarrollos de los profesores. Mantener actualizados los estudios de caracterización de los docentes universitarios, de los cuales se conoce muy poco.

    • Dado que este tema no es considerado en mediciones de la calidad, se advierte que aún con las limitaciones para evaluar su impacto es importante impulsar la construcción de carreras académicas, programas de formación, creación de incentivos. En tal sentido, es recomendable, para una mayor valoración del docente, incluir el tema de su formación dentro de las dimensiones que se evalúan de las instituciones y los programas, y fomentar el trabajo en red con enfoque regional, articulado desde las instituciones con mayor desarrollo.

    • Al respecto se recordó a la Ascún el compromiso adquirido en el Encuentro de Vicerrectores Académicos del 2015 para organizar la Red de Observatorios y Centros de Formación Docente.

    • Un tema que, aunque sensible, se considera muy necesario, es el de considerar el reconocimiento salarial, dado que la única forma de obtener reconocimientos por parte del profesorado es a través de la investigación, con lo cual se ponen en desventaja unas funciones sobre las otras.

    En relación con el Decreto 1279, la mesa recomienda modificarlo porque solo ha generado una élite muy pequeña y sus beneficios no se han extendido a todo el profesorado. El cambio en la administración del Ministerio suspendió la discusión. Valdría la pena retomar el diálogo para pensar en nuevas opciones que reconozcan los derechos adquiridos y establezcan un nuevo esquema a los nuevos que ingresan a la planta docente.

    2. Mesa: Regionalización de la Educación Superior

    El análisis temático se centró en los lineamientos de política de regionalización, las condiciones para la regionalización de la Educación Terciaria, la obtención de registros calificados específicos para la regionalización; los Consejos Regionales de Educación Superior (CRES). Como soporte metodológico se enviaron a los integrantes las siguientes preguntas:

    • ¿Cuál debe ser el alcance de la política de regionalización de la Educación Terciaria?

    • ¿Cuáles deben ser los modelos de regionalización de la Educación Superior Terciaria, manteniendo altos estándares de calidad?

    • ¿Cómo debe ser el modelo de financiación de la regionalización, siendo realistas con las actuales condiciones del sector?

    • ¿Cuál es el papel de la calidad sobre el tema de regionalización y qué condiciones de esta podrían flexibilizarse (de qué forma) para regionalizar?

    • ¿Cuáles deberían ser los organismos que guíen la regionalización? (Consejos Regionales de Educación Superior, CRES; redes de regionalización; Consejos Universidades-Estado, CUE).

    • ¿Cuál será la mejor forma de articular la Educación Media con la Superior? ¿Qué estrategias usar para ser más eficiente?

    La mesa contó con el documento elaborado por el MEN sobre lineamientos de política de regionalización: “Condiciones para la regionalización de la Educación Terciaria” y con la “Propuesta de ajustes normativos tendientes la obtención de registros calificados específicos para la regionalización”.
    A partir del análisis del documento presentado por el MEN y de las preguntas orientadoras, se presentaron las siguientes consideraciones:

    • Considerando que el Sistema de Educación Terciaria asume como uno de sus pilares la educación técnica y tecnológica, el documento MEN no desarrolla el aporte de lo técnico y tecnológico como elemento de la regionalización y el mejoramiento de la calidad de vida./p>

    • En cuanto a las exigencias para acreditar programas, es preciso definir en la Educación Terciaria cuáles han de ser las condiciones que debe demostrar un programa para contribuir al sector productivo y a la competitividad de la región.

    • Al considerar que el nuevo sistema de Educación Terciaria estará compuesto por dos pilares o rutas: el universitario y el técnico, y este de manera especial articulado al Marco Nacional de Calificaciones (MNC), es preciso considerar las implicaciones sobre los enfoques curriculares; reconocer el impulso a maestrías y doctorados y la fuerza de las alianzas regionales.

    • Las diferencias en cada ruta no pueden limitarse a caracterizar la oferta y el tema del empleo; es necesario definir la estructura del sistema, las diferencias regionales y las estrategias de fortalecimiento institucional.

    • El enfoque de regionalización que se adopte debe tener en cuenta la autonomía universitaria y las alternativas para que se puedan homologar los programas de cada región. Se debe pensar en estrategias de asociatividad, dado que en el tema de financiación se tienen limitantes por la autonomía territorial.

    • Es preciso considerar que las universidades regionales dependen de la política de los departamentos. Su gobernabilidad presenta grandes dificultades, especialmente en orden a escasos recursos y su dependencia de las coyunturas económicas, ejemplo: bonanza o crisis petrolera.

    • En cuanto al financiamiento de la demanda, el Programa “Ser Pilo Paga” para las regiones, permitiría a las universidades de región acreditadas contar con un punto de apoyo; es preciso considerar un enfoque de subsidio y sostenibilidad a largo plazo, así como de fortalecimiento de las instituciones regionales.

    • Los programas de apoyo al fomento de la investigación con las regalías son un tema de difícil manejo.

    • El Icetex debería ser uno de los aliados naturales de la regionalización y a partir de precisar el costo del cupo del estudiante de región y sus posibilidades, estudiar la facilidad del acceso a los créditos, con condiciones de mérito académico. A su vez, considerar financiar la oferta, con tratamiento especial a las instituciones de región.

    • Sobre la relación calidad y regionalización, esta debe ser un compromiso ineludible e irrenunciable. Debe hacerse un desarrollo sobre el currículo, la investigación, la extensión en las comunidades y localidades, el impacto de los desarrollos de cada institución.
      Promover confianza y no partir de la sospecha de que no se hacen las cosas bien. Hacer claridad sobre las exigencias de los registros calificados, porque paradójicamente se evidencia laxitud y desarticulación entre la Conaces y el CNA.

    • Reconocer y potenciar los comités Estado-empresa-universidad, como una herramienta importante en la posibilidad de trabajar proyectos empresariales. En el desarrollo regional se debe involucrar a la sociedad y enfocar hacia una estructura universidad-empresa-sociedad.

    • El modelo de los CRES no ha sido en todos los casos exitoso, por diversas razones. Es preciso discutir el concepto y enfoque de pertinencia en la región. Los planes de desarrollo son un referente orientador, así como la articulación con la Educación Media.

    • ¿En cuanto a la propuesta de creación del Fondo de Desarrollo Regional en perspectiva se requiere claridad, mecanismos apropiados para su funcionamiento y acordes con los planes de desarrollo; se recomienda orientarlo hacia las poblaciones y no hacia las instituciones. Debe tener una reglamentación y un cuerpo para el componente operativo, como instrumento que le aporte a la política pública. De acuerdo al Plan Nacional de Desarrollo este puede ser manejado por los consejos regionales de competitividad o por el mecanismo que esta mesa proponga.

    Frente a la propuesta del MEN “Condiciones para la regionalización de la Educación Terciaria”, se recomienda:

    • Precisar conceptos y considerar como referentes las funciones sustantivas, no solo como instrumentos; especialmente de la extensión, que se ha visto como generadora de recursos y no como en su esencia real de aporte a la sociedad. Reconocer el diálogo de saberes y considerar que no es solamente con programas académicos, la extensión debe verse para aprender de la comunidad.

    • Considerar en los lineamientos las particularidades y los requerimientos regionales, así como la diversidad de actores que deben definir prioridades. Es importante recopilar lo que ya existe sobre regionalización y orientar una política por región y no por institución. La pregunta es cómo articular esta propuesta de regionalización con el resto de propuestas, cómo hacer un esfuerzo para evitar que la IES no estén dando respuestas a muchos sectores. La Universidad de Caldas ofrece apoyo con su doctorado en ordenamiento territorial para hacer un acompañamiento de este proceso.

    En cuanto a la propuesta de ajustes normativos tendientes la obtención de registros calificados específicos para la regionalización, se consideró lo siguiente:

    • La regionalización de la oferta y sus registros calificados no puede poner en riesgo la acreditación de los programas, por lo cual se requiere coordinación en las condiciones de calidad de cada proceso. En el enfoque de regionalización y más aún en camino hacia la Educación Terciaria, debe incorporarse al sector productivo como actor fundamental.

    • Para el MEN está claro que regionalización no es llevar la Educación Superior a todas las regiones, es garantizar la oportunidad y cobertura, pero con calidad. Sería necesario establecer los municipios con impacto regional y determinar la oferta con calidad. En esta vía, definir la estrategia de movilización de la oferta a las regiones de acuerdo a las posibilidades de las IES. Se deben sumar capacidades y buscar modelos de asociatividad que en los lineamientos señalados por el MEN no se consideran.

    • La regionalización debe facilitarles el acceso a los estudiantes y en este sentido pensarse en alianzas sin que esto sea un desgaste para las instituciones, dándose este proceso en condiciones de calidad y que no se afecte la sostenibilidad de las universidades.

    • Revisar las condiciones de calidad viables y exigencias de acuerdo a la necesidad de oferta en las regiones, con flexibilidad del registro calificado de los programas, sin sacrificar calidad.

    • Sobre la posibilidad de que el MEN reactivara los CRES, dirigidos por las IES, es preciso recuperar sus propósitos y considerar los problemas de financiamiento, así como el papel de las universidades, del sector productivo y de las secretarías de Educación, en cuyo caso se hicieron cargo de su funcionamiento sin los mejores resultados. Al considerar la dinámica de cada región, los CRES deben orientarse hacia las necesidades de las regiones con la participación de las universidades, evaluando esfuerzos paralelos en las regiones.

    • La atención a las necesidades educativas desde la perspectiva de la regionalización exige un mayor conocimiento del país, señalado que lo que se trata es de hacer una apuesta por el desarrollo regional y el documento que se presenta el MEN es solo un documento orientador. Se requiere un documento más consolidado en el que se haga la apuesta por crear un fondo estructurado que permita potenciar el desarrollo regional con el concurso de las IES para que haya una verdadera política con instrumentos que la hagan importante como elemento esencial en el desarrollo del país.

    • La perspectiva regional se debe trabajar con más énfasis, haciendo una apuesta más grande en la que haya mayor dinámica. La perspectiva regional es la perspectiva del país, donde debe haber claras políticas de fomento y la asociación regional sea válida.

    3.Mesa: Eficiencia del Sistema de Aseguramiento de Calidad de la Educación Superior

    Centró su trabajo en la discusión y análisis de la propuesta del Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Terciaria en Colombia (Sisnacet). Frente al Sisnacet se discutió su posible relacionamiento con el SNET, y se abordó la elaboración del documento “Política pública del Sistema Nacional de Educación Terciaria”.

    Como consideración de entrada se puso de presente que se evidencian actualmente muchos problemas con el Sistema de Aseguramiento de Calidad de la Educación Superior y sin dar solución a asuntos como el represamiento de conceptos, ausencia y dificultades con los pares, cronogramas, desgaste operativo de las instituciones; se hace difícil la discusión de un nuevo sistema sin tener claridad aún sobre la estructura y alcance del Sistema de Educación Terciaria.

    A partir de las consideraciones del MEN sobre la eficiencia del Sistema de Aseguramiento de la Calidad como condición fundamental para que la sociedad fortalezca su confianza en el Sistema de Educación Terciaria en construcción, se planteó como estado deseable y aún lejano que:

      Se debe garantizar a la sociedad que todas las instituciones cumplen con las condiciones de calidad para ofrecer programas y que todos los programas cumplen con las condiciones de calidad para recibir y graduar estudiantes; así mismo, que las Instituciones tienen que llevar a cabo los objetivos de la Educación Superior en relación con la formación integral, la creación, desarrollo y transmisión del conocimiento, el aporte al desarrollo del país, la articulación entre sí y con otros niveles y entidades que hacen parte del sistema, y su contribución a la construcción de una mejor sociedad. Así, el aseguramiento de la calidad debe realizarse además en consonancia con el reconocimiento de la diversidad institucional y de los perfiles dispuestos por las instituciones, en un marco de confianza en la sociedad hacia sus instituciones y programas (propuesta MEN-Sisnacet).

    Por tal razón, las consideraciones de la mesa giraron en torno a los siguientes asuntos aún no resueltos para el SNET:

    • Dada la importancia que asume en la nueva estructura del sistema el Marco Nacional de Cualificaciones, y sus niveles, es preciso desarrollar y hacer explícita su conceptualización y aclarar si en los nuevos lineamientos se introducirán reformas los registros calificados incorporando los niveles del MNC, estableciendo un referente común para los dos sistemas, SNET y Sisnacet.

    • En cuanto al esquema de cualificaciones y sus diferentes vías, es preciso aclarar cuál es el papel de los organismos certificadores y sus condiciones. Surgen preguntas, tales como: ¿Cuál es la vigencia de esas cualificaciones? ¿Cómo ha pensado el MEN la formación de docentes en el Marco Nacional de Cualificaciones, cómo se van a homologar las competencias? ¿Se ha pensado en términos de recursos para que las universidades jalonen esta política? ¿Cuál es el papel de los colegios de profesionales?

    • Con relación a la precisión de los niveles y su articulación, la propuesta del Sisnacet debería abordar no solo lineamentos generales. El SNET organiza los programas, no las instituciones, y en este sentido, en la oferta de Educación para el Trabajo y el Desarrollo Humano es preciso considerar que las secretarías de Educación no cuentan con lineamientos unificados, y si va a existir articulación con el Sistema de Educación Terciaria vía cualificaciones y reconocimiento de aprendizajes la claridad sobre los alcances de la oferta y de las instituciones adquiere gran importancia.

    Como temas adicionales, la mesa discutió en torno al tema de la selección, formación y evaluación de pares; asimismo, frente al proyecto de resolución que fija nuevas condiciones para registro calificado a programas de licenciatura, con las siguientes consideraciones, que deben retomarse en una agenda conjunta:

    • ¿Cuál universidad es mejor: la que tiene énfasis en investigación, en docencia, o en extensión? En atención a la Ley 30 las tres funciones son importantes, pero los criterios de calidad parecen dar prioridad a la investigación. A su vez, cuando se habla de los valores agregados se debe tener en cuenta el tipo de estudiantes que vincula la universidad a su proceso.

    • La nueva orientación de las licenciaturas está generando diferencias en las instituciones. Debe darse un ejercicio paulatino, ha de darse importancia a lo curricular, lo regional se ha dejado como un eje transversal. El documento propone, en su parte motiva, una serie de reflexiones válidas sobre la correlación entre el mejoramiento del sistema educativo de un país con las condiciones de formación de sus docentes. Y para ello reconoce que debe haber un plan de formación, capacitación y acompañamiento en instancias previas a la ejecución de sus funciones y durante el desarrollo de estas. En esa medida entiende que la futura regulación obedece a esas condiciones previas de quien se prepara de manera profesional para el ejercicio docente futuro en calidad de licenciado.

    • En cuanto al proyecto de decreto, se recomendaron asuntos de precisión en el marco referencial, contextual y normativo, incluyendo la normatividad anterior (por ejemplo, el debate dado en febrero 11 de 1998 sobre los pilares fundantes de la pedagogía y de la educación: educabilidad y enseñabilidad). Omite los criterios ya avanzados en la Resolución 1036 de abril 22 de 2004, sobre flexibilidad. En atención a este vacío se recomienda revisar los planteamientos propuestos en la Resolución 5443 de julio de 2010 y en la Resolución 6966 de agosto de 2010, ya que en toda la normatividad anterior se había logrado un acuerdo sobre las titulaciones, todas con base en los artículos 21 y 31 de la Ley General de la Educación.

    • Considerando que toda política pública debe tener claridad en el proceso de evaluación y seguimiento de la misma en aspectos relacionados con la pertinencia, eficacia, eficiencia, impacto y sostenibilidad, se sugiere un análisis del impacto de la resolución en los programas de Licenciatura en Educación Preescolar o en otras que se excluyen y cuentan con registro calificado y acreditación de alta calidad.

    4.Mesa: Sostenibilidad financiera del Sistema de Educación Superior

    El trabajo de la mesa se orientó a identificar y analizar las necesidades de recursos financieros que requiere el Sistema de Educación Superior. En ella se desarrolló un documento de trabajo titulado “Análisis de la mesas de Sostenibilidad y Financiamiento Ascún-MEN”, el cual recoge algunas de las principales discusiones y análisis desarrollados.

    A continuación algunas de sus principales consideraciones:

    La reforma tributaria es indispensable en las actuales circunstancias coyunturales del país, que se caracterizan por la caída de ingresos por concepto de exportación de materias primas, mayores exigencias de gastos y mayor equidad social por cuenta del desarrollo de la sociedad colombiana. En el informe final presentado al ministro de Hacienda no se han discutido ni recomendado temas que afectan los ingresos y la tributación de las instituciones de Educación Superior en específico, aun cuando existen tres tópicos que quizás puedan traer algún efecto sobre la Educación Superior:

    a) El tema de las estampillas, sobre el cual la Comisión de Expertos se ha pronunciado: “Se exhorta al Gobierno nacional a analizar la vía jurídica apropiada para prohibir la creación de nuevas estampillas y contribuciones sobre contratos de obra pública, tanto por parte del Congreso como de las asambleas y concejos’’. En consecuencia, es posible que muchas de las universidades que tienen como parte de su fuente de ingreso el producto de las estampillas creadas para su fortalecimiento económico en la inversión, tengan que pensar en la creación de una renta sustitutiva.

    b) El interés por revisar el impacto de los recursos del CREE, como un fuente adicional para las IES públicas, que desde el 2014 se ha constituido en una importante fuente de financiamiento de la inversión. Son más de $870.000 millones en las tres vigencias giradas al 2015 y se esperan unos $690.000 millones para el 2016.

    c) La solicitud de la comisión para una mayor vigilancia de las entidades sin ánimo de lucro, que son todas las entidades de Educación Superior, a fin de que se cumplan las condiciones para pertenecer a un régimen tributario especial.

    Son importantes para los integrantes de la mesa aspectos de gran interés e impacto sobre las instituciones de Educación Superior tanto públicas como privadas, que deben ser analizados técnica y políticamente antes de su incorporación en la propuesta final de reforma tributaria, con el fin de garantizar la sostenibilidad de las instituciones, su cobertura, alta calidad del servicio y el desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación del país. Debido a que la composición de las fuentes de recursos de instituciones públicas y privadas difiere en algunos aspectos, el análisis del impacto debe realizarse discriminando los efectos que dicha propuesta tiene en la sostenibilidad de los dos tipos de institución.

    Se identifican impactos de la reforma en cuanto a las prioridades del Gobierno nacional asociadas con la paz y la equidad, en cuanto a las condiciones del entorno macroeconómico del país como los precios del petróleo y en general la explotación de recursos naturales y la competitividad de la industria nacional frente a otros países de la región.

    Se hace un llamado desde la mesa a la búsqueda de mecanismos que permitan la mayor efectividad de los mecanismos de disminución del gasto e incremento del recaudo mediante la ampliación de la base de tributación y el control para disminuir la evasión.
    Se observa una oportunidad para fortalecer y ampliar la cobertura de la educación formal a nivel nacional como motor del desarrollo social y económico del país. Se considera que los temas deben tener dos miradas: la primera, a los elementos que afecten desde el punto de vista el gasto, es decir, aquellas normativas que incidan en aumentar el gasto de las universidades haciendo énfasis para las universidades públicas en la devolución del IVA, lo cual puede afectarlo de forma importante.

    En cuanto a aspectos técnicos del manejo financiero institucional, se analizaron los siguientes asuntos:

    • Los gastos administrativos frente a los estudiantes nuevos no siempre presentan una relación de impacto directo. Los gastos de bienestar deben tener en cuenta todos los componentes y no de manera parcial, como se están presentando, y han de incluir otras variables como descuentos, monitorías, gastos en restaurantes universitarios, subsidios de transporte.

    • Los gastos de personal administrativo no docente deben diferenciar el personal de planta del personal de proyectos.

    • Se requiere un esfuerzo de las IES en entregar información al MEN para que los análisis de los diferentes temas de estudio correspondan lo más cercano posible a la realidad y evitar distorsiones en los diferentes estudios.

    • El tema de docentes de planta debe tener una proyección distinta a la actual, donde se relacione el porcentaje que se espera aumentar en cobertura con el número de docentes requeridos, sin tener en cuenta si actualmente se cuenta con el número de docentes ideal o requerido.

    • En los cálculos de la infraestructura educativa la variable de adecuaciones para atender población en discapacidad debe ser tenida en cuenta, así como otros factores asociados a la formación esta población (tutores). Falta incluir factores tales como: internacionalización, capacitación docente, impacto en la devaluación sobre los costos educativos, entre otras. En infraestructura han de tenerse en cuenta variables como libros, bases de datos, Internet y ancho de banda.

    • Analizar el impacto del Decreto 055 de 2015 y la afiliación a ARL de los estudiantes en práctica.

    Mesa: Sistema Nacional de Educación Terciaria y Marco Nacional de Cualificaciones

    La mesa se desarrolló alrededor de los asuntos definidos en el artículo 58 del PND 2014-2018, estudiados en el Consejo Directivo desde la perspectiva de su necesaria interrelación y las posibles implicaciones para la Universidad y el sistema educativo, así como el papel impulsor del Plan Decenal de Educación 2016-2026. Como marco orientador de esta mesa se retomó la posición del Consejo Nacional de Rectores expresada en el documento “Desarrollo Humano Sostenible y transformación de la sociedad (2012)”, en el cual se afirma la necesidad de transformar el sistema educativo y con él la Educación Superior para que sea un verdadero dinamizador de la sociedad y del desarrollo del país.

    En esta perspectiva, con relación al SNET:

    • El marco conceptual y el diagnóstico que se ha expuesto por parte del MEN pone en evidencia una problemática centrada en las instituciones de Educación Superior y ha omitido las carencias, pero también potencialidades, del sistema en su integralidad. Se ha expuesto una serie de problemas con un enfoque perceptivo, sin respaldo documental y de estudios no solo de la situación actual, sino de escenarios posibles, a la luz de los supuestos bajo los cuales se justifica un reordenamiento del sistema.

    • La base normativa que debe acompañar la reforma del sistema educativo y la puesta en marcha de las decisiones que por la vía del Plan Nacional de Desarrollo implican ajustes o replanteamiento de la actual normativa: Ley 115/94 (Ley General de Educación), Ley 30 de 1992, Ley 749/2002, la normativa de las actuales instituciones para el desarrollo humano y el trabajo y del SENA, quienes como se ha previsto, serán oferentes de Educación Terciaria en el nivel 5 del CINE, y su oferta, al igual que las actuales instituciones de Educación Superior, será regulada por el MNC. Además de las decisiones tomadas en el Conpes 3674 sobre capital humano. En el caso de requerir introducir nuevos niveles al sistema, nuevas titulaciones y posiblemente transformación de las actuales tipologías institucionales y de las actuales IDHT, las vías de reconocimiento de la formación y aprendizajes, así como de las cualificaciones entre una y otra vertiente del actual sistema, las normas actuales necesariamente deberían reformarse.

    • Las cualificaciones que definirá el MNC como base para el ajuste del actual sistema implican la institucionalidad del marco para que sus decisiones sean adoptadas por el sector productivo y sus requerimientos atendidos por el sector educativo e incorporadas en la oferta, en los títulos, certificaciones y en las rutas curriculares y formativas. Además de las implicaciones para el sistema de empleo público y privado. Dado el tiempo que llevará la implementación del marco, es preciso mirar cómo acompasar los tiempos y requerimientos de interrelación

    • La estructura propuesta para el sistema en el cual se definen las rutas y niveles exige mayor precisión conceptual, en especial en lo que se refiere a los campos técnico y tecnológico. Se denota ausencia de una propuesta que unifique el enfoque de formación técnica en sus actuales tres vertientes: la técnica profesional de la Educación Superior, la técnica laboral de Educación para el Trabajo y Desarrollo Humano y la técnica profesional integral que imparte el SENA. El componente terciario debería reflejar la diferencia y la complementariedad entre los componentes estructurales de las rutas o ejes; los saberes que se movilizan en el sistema: disciplinas, tecnologías, técnicos.

    • Los requerimientos de ajuste institucional como base de una nueva manera de asumir la estructura del sistema y la articulación con las necesidades de formación de capital humano. Implica no solo las actuales IDHT. Incluso la universidad se ve abocada a revisar sus currículos y la manera como estos se diseñan y validan de cara a los requerimientos de conocimiento y necesidades de los sectores.

    • El referente internacional para definir cuáles son los niveles que forman parte de la Educación Terciaria. Para ello el referente central es la clasificación internacional CINE-2011 Unesco, en la cual se aclara cuáles niveles pertenecen a la Convención Internacional de Educación Terciaria y cuáles son postsecundarios no terciarios. La adaptación que para Colombia realizó el DANE exige un ajuste para que refleje esta intencionalidad y así también para no distorsionar internacionalmente el reporte de cifras del sistema.

    En cuanto al Marco Nacional de Cualificaciones

    • Tal como se expresa en el proyecto de decreto que reglamenta el SNET, toda la oferta educativa en el sistema terciario dependerá de las decisiones del Marco Nacional de Cualificaciones. Esta decisión de política sobre la oferta educativa tiene implicaciones en la interpretación de la autonomía universitaria consagrada en la Constitución y sobre la actual regulación de oferentes del SNET, como el SENA, cuya naturaleza y dependencia es del ámbito del Ministerio del Trabajo, y las instituciones para el trabajo y el desarrollo humano (IDHT), organizadas por las secretarías de Educación de los municipios certificados para ello

    •  La estructura, contenido, orientación de los niveles y alcance deberían ser explícitos. Solamente se conocen avances de los pilotos, pero se desconoce la base y orientación del mismo.

    •  La gobernabilidad del MNC y la gobernanza del sistema de formación de capital humano constituyen un elemento que se convierte en soporte para fortalecer el trabajo que se adelanta en el pilotaje actual en el sector TIC. El papel del MEN que se establece en el actual PND, lo pone en frente de una responsabilidad que se estableció de manera compartida e instrumentalizada entre varios organismos en el Conpes con organismos como el CIGERH.

    •  La metodología y proceso de validación de un sector productivo (TIC) ha dejado muchos elementos para avanzar en la definición de familias ocupacionales. Este requerimiento para que el MNC prospere y se apropie como una herramienta que garantice la pertinencia de la formación de capital humano (no solo en los primeros niveles del marco), es exigente y se debe fundamentar en decisiones de política de Estado que superan las decisiones de un plan de desarrollo o de un Conpes.

    •  La descripción de las actuales cualificaciones en términos de competencias es un paso que se puede avanzar aun sin contar con todos los elementos del marco. Esta información podría ser muy valiosa para el sector educativo a fin de comparar en la oferta y confrontarla con los alcances de los niveles y para el sector productivo, empleador y social, al permitir informar la titulación o certificación, lo que se ampliaría a los campos de competencia del egresado de cualquiera de los niveles del sistema.

    •  El país necesita definir cuál es y cuál debería ser su vocación productiva en los ámbitos regional y nacional, de cara a satisfacer las necesidades de los ciudadanos y sus territorios. Esta es una tarea que le corresponde asumir al Estado, conformado por las instancias gubernamentales y la administración pública; asimismo, por todos los sectores de la producción y la prestación de servicios. Este asunto cobra mayor importancia en función de la construcción de una paz sostenible, en el contexto del posacuerdo con los grupos alzados en armas. La elaboración de catálogos de ocupaciones por sectores no puede confundirse con la verdadera dimensión de un Marco de Cualificaciones como instrumento de un sistema de capital humano.

    Las necesidades de conocimiento para el desarrollo del país implican, además, una gran definición de país sobre la inversión y orientación de la ciencia, la tecnología y la innovación al servicio del desarrollo, y de aquellos sectores que se definan como prioritarios. En el momento actual, la discusión de un Conpes sobre la materia ha puesto a la comunidad científica del país frente a interrogantes de fondo que agregan incertidumbre sobre el rumbo del país en términos de su competitividad y desarrollo, y sobre los recursos destinados para su fortalecimiento.

    Comentarios de cierre

    Las mesas concluyeron sus agendas hacia agosto de 2016, con excepción de la mesa de Sistema de Educación Terciaria, la cual, por la vigencia del tema, ha mantenido diversas actividades de acercamiento a los equipos técnicos del MEN en asuntos mencionados en el presente documento, sobre todo en el debate sobre la estructura del sistema, su relación y dependencia del Marco Nacional de Cualificaciones, el sistema de información para la Educación Superior y su relación con el Sisnacet.

    Por su parte, el equipo técnico de la Ascún ha mantenido su presencia y participación en la discusión del MIDE, la reorientación conceptual del sistema de información, el sistema de información para las cualificaciones, la definición de las competencias transversales para el Marco Nacional de Cualificaciones, el modelo de transformación institucional apoyado por los organismos internacionales y la Universidad de Haga Helia (de Finlandia), el enfoque de regionalización del Sistema de Educación Terciaria y, actualmente, la presencia de rectores y de la Dirección Ejecutiva y la Secretaría General de la Ascún, así como la discusión sobre reforma tributaria. Todos estos asuntos, en continuidad del trabajo adelantado en su momento por las mesas.

    En perspectiva, y dado el buen resultado de esta estrategia de trabajo, se espera contar con el apoyo del MEN para integrar una mesa unificada y permanente, en la cual se facilite la participación en la construcción de política pública y en el seguimiento de los temas que ya se han planteado en su necesaria interrelación .


    Top