La Universidad colombiana y las incertidumbres del futuro
18 octubre, 2017
Una nueva universidad ante una nueva economía
19 octubre, 2017
Mostrar todo

Alianzas de la educación superior por el desarrollo sostenible

La sociedad global vive actualmente un contexto de grandes transformaciones, algunas de ellas insospechadas hasta hace poco tiempo, como el retorno de los nacionalismos (Brexit, Trump, Le Pen), la reconfiguración de los bloques económicos regionales (PPT, APEC, UE), la “Primavera Árabe”, o el recrudecimiento de los fundamentalismos. En el ámbito de la educación superior esos cambios se manifiestan por el crecimiento acelerado del conocimiento, el desarrollo de las TICs y de la inteligencia artificial, la obsolescencia tecnológica, la globalización económica y la competencia internacional, el gran dinamismo de los mercados de empleo de profesionales, los nuevos esquemas de cooperación universitaria, la demanda de una educación con mayor calidad y pertinencia, inclusiva y socialmente responsable, entre otros signos. En Latinoamérica habría que agregar un contexto de crisis caracterizado por la persistencia de la pobreza, la inequidad, la inseguridad, la volatilidad económica, la incipiente democracia, la corrupción y, ahora, las políticas del nuevo Gobierno de los Estados Unidos de América.

Ante ese orden de cosas, el conjunto de naciones han venido estableciendo diversas declaraciones regionales y mundiales para orientar las políticas de educación superior de los estados nacionales. Dentro de las vigentes podemos citar a la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES) de 2008, realizada en Cartagena de Indias, Colombia, que comprende a la región de América Latina y el Caribe; la Declaración Mundial de la UNESCO 2009, en París; la Cumbre de Jefes de Estados Iberoamericanos, en Veracruz, México, en 2014 y la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, realizada en Bruselas, Bélgica en junio de 2015, por citar las más recientes. A ellas se suma la declaración sobre la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, emitida por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en septiembre de 2015.

Todas esas declaraciones, si bien se han realizado en ámbitos territoriales distintos, son coincidentes en la mayoría de sus planteamientos y en sus planes de acción. No obstante, fueron emitidas previamente al anuncio de la Agenda 2030, por lo que no necesariamente están orientadas específicamente al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), si no que sus metas de desarrollo social son otras. En algunos casos esas declaraciones identificaron retos globales (UNESCO, 2009) o bien a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (CRES, 2008), pero estos ODM fueron sustituidos por la visión integral y holística de los ODS. Por lo que es necesario redimensionarlas y reorientarlas en el futuro hacia el logro de la Agenda 2030.

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), organización que reúne a las 187 instituciones de educación superior más importantes de México, en su Conferencia Internacional 2016 abordó el tema de la Educación Superior en la Agenda 2030, para discutir las contribuciones que el sector educativo puede aportar al desarrollo sostenible. Precisamente ahí promovió una discusión triregional para identificar las estrategias de colaboración que tendrían que desarrollar las organizaciones de universidades e instituciones de educación superior de la Unión Europea, América del Norte, Latinoamérica y el Caribe para impulsar conjuntamente el logro de los ODS. En ese tenor, representantes de organizaciones de educación superior de 22 países de esas regiones, discutieron con gran intensidad, en distintos momentos de la Conferencia, acerca del tema.

Top